26 de Junio de 1949: Debut y victoria de Fangio con Ferrari

El día que Fangio ganó en Monza a los pilotos oficiales de la casa de Maranello, con una Ferrari recién comprada y prácticamente sin haberla rodado.

“Llegué a Monza por primera vez, para debutar el 26 de Junio de 1949 con la flamante Ferrari 125 frente al equipo oficial con Ascari y Villoresi.  En Boxes Anesi y Borgonovo del ACA se comían las uñas para firmar el pagaré por U$S 11.000 por la compra del auto. Aún estaban preguntándose cómo se habían metido en semejante compromiso” decía FangioFangio en Monza

Fangio clasifica para la carrera en segunda fila, junto a Von Stuck, Cortese y Landi. En la línea de adelante, cuatro pilotos oficiales Ferrari: Villoresi, Ascari, Bonetto y  Carini.

Fangio comenzó la carrera tranquilo. Las posiciones en las primeras vueltas eran  Bonetto, Villoresi, Ascari, Landi y Fangio. Los cinco apretados en menos de 200 metros.

“En carrera no entraba la 5ta. Marcha y en 4ta., el motor en la recta aullaba a 7500 RPM. Por suerte, Ferrari había montado una relación larga de fábrica,  de otra forma habría corrido sin posibilidades. Después de una parada en boxes salí a dar casa a Ascari”. Recuerda Fangio

"Se quedó Villoresi. Vino el reabastecimiento. Los mecánicos de Ascari sacaron ventaja; estaba reduciéndola cuando siento que mis piernas hierven. Miro el marcador y la temperatura de aceite estaba al tope.. Levanté y se me fue Ascari. 
Dos  vueltas más adelante, al pasar frente a los boxes, noté algo raro que en el momento no interpreté totalmente. Después me enteré que Villoresi lo estaba consolando a Ascari porque acababa de abandonar”.
“Mi coche volvió a responderme. Encontré enseguida a Bonetto, que no era Ascari. Yo le daba  respiro a mi coche; me alcanzó para superarlo. Después, aunque no colocara la 5ta. marcha, pude ganar, aunque al final pensé lo peor porque empezó a vibrar demasiado y pensé que no terminaría, se estaban rompiendo los rayos de las ruedas traseras de mi auto pero, no podía permitirme otra parada en boxes. Cuidé el coche levantando el pie en las rectas. El aceite se estaba consumiendo, solamente quedaba agua. Cuando llegue a los boxes….se engranò el motor, no hubiese aguantado una vuelta más. Para mí parecía un sueño que un argentino pudiera ganar en Monza. Felizmente los fondos para el auto llegaron donados presuntamente por Alberto Dodero, un acaudalado partidario del General Perón.  Anesi y Borgonovo respiraron más aliviados…".
Comentaba Fangio.