Altuna: Un invitado codiciado que debe ser titular

Mariano Altuna volvió a demostrar que está al la altura de las circunstancias. Por su condición de piloto y por su perfil merece otra oportunidad

A esta altura de su carrera uno no debería remarcar el trabajo de Mariano Altuna. El Mono ya es un consagrado. El piloto de Lobería es uno de los grandes protagonistas que tiene el automovilismo argentino. Decir, una vez más, que debería estar en el Súper TC 2000 es repetir una frase qué por más que sea reiterativa, lo debemos reiterar. Altuna debe estar en la categoría. El trabajo que realizó durante todo el fin de semana fue impecable. Nunca le pesó que el auto que manejaba era el de Facundo Ardusso, el auto que puede consagrase nuevamente campeón.

Para Mariano el desafío era muy grande, aunque está claro que ese tipo de batallas lo potencian. Sabe que no tiene que demostrar nada. Se lo vio tranquilo durante los tres días, compenetrado, enchufado, y muy metido en una carrera que tiene un enorme desgaste. A lo hora de largar la competencia no lo dudó. Lo hizo de manera impecable y lideró todo el tiempo que le tocó estar en pista. Solamente por momentos miraba los espejos para saber que tan cerca estaba, quien nos representa a nivel mundial, José Maria López. El cordobés hizo todo lo posible para achicar la distancia que había logrado el hombre que tenía la conducción del Fluence. Nunca lo pudo poner nervioso. El invitado de Ardusso llevó de manera firme el Renault.

Leer más: Del ganador más jóven a los primeros 200 Km

Cuando llegó el momento del cambio todo salió a la perfección para la estructura de Marcelo Ambrogio. A partir de ahí vimos a un Altuna concentrado mirando la parte que le tocaba a Facundo. Solo en los últimos minutos de la final la ansiedad lo fue invadiendo. Era lógico. Estaba consiguiendo un de las carreras que todo piloto quiere ganar. Los 200 Km de Buenos Aires.

A una fecha para que finalice el campeonato 2018, la posibilidad que tiene Facundo Ardusso para convertirse nuevamente en campeón de la categoría está a la vuelta de la esquina. Si lo logra, Altuna podrá decir que colaboró con su granito de arena para semejante objetivo. Con la llegada de fin de año algunos festejaran y otros pensarán en el armado del 2019. Ojala que en ese pensamiento esté la figura de Mariano Altuna porque por más que lo volvamos a decir, una y mil veces, Altuna debe estar en el Súper TC 2000. 

Leer más: El torneo cambió de manos: Ardussonuevo líder