Cuando un amigo se va

Cuando un amigo se va

Compartir

Qué difícil es recordar a alguien que se fue de gira, como se dice habitualmente en el ambiente artístico. Qué difícil es recordar a un tipo extraordinario porque se fue físicamente.

Si nos ponemos a pensar en todo lo que significó Leonardo Monti para el automovilismo argentino, en especial para el TC2000, se nos enciende la mente, se nos llena el alma y nuestros corazones, ya que sus recuerdos serán imborrables.

El barbado de Marcos Juárez desde joven sintió la pasión por los autos y un día cuando el papá de su entrañable amigo y socio, Victor Rosso, le preparó su primer karting, eligió acompañarlo siempre en su carrera y en sus locuras, sellando una amistad eterna, prácticamente única, les diría insuperable por estos tiempos en un ambiente tan competitivo y lleno de recelos.

Con el pasar de los años, Rosso fue obteniendo mayor experiencia al correr en diferentes categorías de karting, hasta debutar en la Fórmula Renault a los 18 años, donde dos años más tarde obtuvo el primer título nacional de su carrera con el plus de haber sido el primer piloto en consagrarse campeón en la Fórmula Renault Argentina y por supuesto con Leo Monti siempre a su lado.

En 1981, Rosso y su amigo-socio Leo Monti viajaron a Inglaterra y es precisamente en Londres donde fundan el Argentina Racing Team, único equipo íntegramente argentino que compitió una temporada completa en el viejo continente.

En Europa compitió contra pilotos históricos como Michael Schumacher, Rubens Barrichello o el legendario Ayrton Senna, a quien logró arrebatarle una pole position.

Luego de su dilatada trayectoria y ya con el retiro en mano, Rosso le propuso a Leo crear el Pro Racing, estructura que le preparó los autos a Omar Martínez y Luis Soppelsa.

En 1997 armaron el equipo Honda Racing para competir en TC2000. En su primer año en la divisional consiguieron ganar una carrera con el “Gurí” Martínez.

Desde 1998 hasta 2011 ganaron numerosos títulos y acomodaron a Honda en una posición privilegiada. En esos 13 años consiguieron 4 campeonatos de pilotos (1998 con Omar Martínez, 1999 con Juan Manuel Silva, 2008 y 2009 con José María López) y 6 campeonatos de Marcas y Equipos (1998,1999, 2003, 2008, 2009, 2010).

En 2001, Monti y Rosso, le vendieron el 100 por ciento de las acciones del Pro Racing al piloto Marcelo Bugliotti, aunque se quedaron con la representación oficial de Honda. Para ello, decidieron crear una nueva estructura, a la cual denominaron RAM'S Racecraft y bajo la cual albergaría al equipo oficial de Honda Racing Argentina.

Tras el retiro del apoyo oficial de Honda en 2009, el equipo recibió el apoyo pleno de la petrolera Petrobras, pasando a denominarse simplemente Equipo Petrobras.

A pesar de la salida oficial de la marca japonesa, el equipo siguió mostrándose competitivo, llegando a consagrarse campeón en 2009 con José María López y obteniendo el subcampeonato del 2010 con Leonel Pernía.

Con la creación del Súper TC 2000 en el 2012, RAM'S Racecraft fue contratada por Renault para representar a la marca de manera oficial en esa categoría y ya en su primer año logró el Campeonato de Marcas y Equipos. Un año después logró el subcampeonato de Marcas, Equipos y Pilotos con el “Tanito”.

En 2014 y junto al staff del RAM'S Racecraft, Monti dio inicio a un nuevo proyecto deportivo, dentro del TC 2000, que se inició con la preparación de cuatro unidades: dos Ford Focus III, un Honda New Civic y un Renault Fluence.

El proyecto se presentó bajo el nuevo nombre de RAM Racing y sobre mitad de temporada reformaría su plantel, pasando a atender tres unidades Ford Focus III. Ese mismo año decidió encarar la competencia de los 200 km de Buenos Aires de Súper TC 2000, con dos unidades similares a las del TC 2000, sin obtener resultados relevantes. Finalmente, tras un año de permanentes cambios y muy buenos resultados en TC 2000, el RAM Racing se llevó el campeonato de equipos del año 2014.

Pero Leo Monti, "el Vikingo", como lo apodé por su figura, fue un genio de la técnica y la aerodinámica. Por muchos años el TC2000 y el STC2000 utilizaron en sus suspensiones un invento de él. La famosa “Barra” de Leo Monti hizo estragos y derivó en que todos los equipos tengan que utilizarla para poder pelearle las carreras.

Leo fue un entusiasta y un tipo muy inquieto. Se animó a trabajar en el Turismo Carretera. Fabricó un prototipo del Dakar y lo hizo correr. Así podría enumerar muchas cosas, como aquel prototipo Vectra con motor V10, mezcla de Nascar y Top Race que manejó el "Flaco" Traverso comentando: “Si le pone alas más grandes levanto vuelo”.

Pero de Leo me quedo con esa sonrisa, con esa cordialidad, con su  hombría de bien, con aquella felicidad en la Copa Kia cuando fue piloto por un rato.

De Leo me quedó ese empuje, ese valor, esa actitud para sobreponerse a los más duros golpes que le planteó la vida en los últimos 10 años.

Se fue un genio, un grande, un distinto y el recuerdo que nos queda fue aquella última alegría que le regaló el “Colo” Rosso, casi un hijo para él, cuando ganó ante su presencia en la carrera del TC2000 con el Ford Focus de su equipo y preparado por él.

Te recordaremos siempre querido Leo. Tu sonrisa estará dibujada cada vez que ingresemos a un box donde un auto de competición espere tu palmadita para salir a pista.

 

Compartir