DÍA 4: MONTE QUEMADO, LITERAL

DÍA 4: MONTE QUEMADO, LITERAL

Compartir

Vivencias en la localidad norteña de Santiago del Estero. Más de 45 grados de térmica, casa ofrecidas como hoteles y problemas con el cambio de moneda.

El medio de la nada. Así suele decirse en estos lugares donde el Dakar elige realizar las partidas o las llegadas de las pruebas especiales. Sitios donde la población vive horas imborrables, con el paso de multitudes que jamás se habían registrado en esos rincones.

La segunda etapa del Dakar 2017 arrancó con el cronómetro en Monte Quemado, una pequeña localidad del norte de la provincia de Santiago del Estero. No llegan a 20.000 habitantes. Y en la partida de las máquinas, según estimaciones, había casi 50.000. “Nunca en mis 75 años ví tanta gente acá”, comentó don Raúl, un lugareño con la cara surcada por el paso del tiempo en una zona agreste.

Una pintura el lugar. Casas añejas, señoras sentadas en las puertas de las casas en una zona que pareciera que el tiempo no ha avanzado. Y entre tanto alboroto en un pueblito que hace honor a la fama de tranquilos de los santiagueños, el paso avasallante del Dakar, con sus máquinas arribando allí para lanzarse a fondo en un polvoriento camino de tierra.

Monte Quemado literalmente cumple con su nombre. Los 45 grados de sensación térmica no hacía más que buscar agua en cualquier lugar. Los comercios no tenían respiro, aunque nadie, pese a la situación, modificó el ritmo cansino de sus habitantes.

Algunas máquinas llegaron a la estación de servicio para completar los tanques. Al concluir, los “gringos” del Dakar ofrecían euros para el pago, a lo que algunos empleados respondían en un castellano pausado: “No conozco esos billetes, queremos pesos”. Una respuesta que se contrasta con lo que contestaría la mayoría de los argentinos, seguramente.

La mayoría de las casas lucía improvisados carteles en las puertas ofreciendo habitaciones para los turistas del Dakar. Las familias compartían el techo de sus hogares con los desconocidos visitantes atraídos por el fervor de una competencia única.

En medio de estos contrastes, las autoridades se hicieron presentes para las largadas de las diversas categorías. La gobernadora de Santiago del Estero junto con el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos.

Monte Quemado, un lugar escondido en el mapa, que fue protagonista del Dakar. Sus habitantes jamás olvidarán este día, por más que nadie haya podido alterar su pausado estilo de vida.

Compartir