Dolor en el Catalán Magni MS por la muerte de Hugo Guerra

El ex delantero de Boca falleció a los 52 años por un infarto en la madrugada del viernes en Arrecifes, donde residía hace varios años. Trabajaba en el taller del equipo del "Pingüino".

Hugo Romeo Guerra falleció a los 52 años tras un paro cardíaco en la madrugada del viernes. El ex futbolista de Boca tenía un fuerte vínculo con el automovilismo, debido a que trabajaba desde hace tiempo en el Catalán Magni MotorSport. 

Llegó a Arrecifes para jugar con la camiseta de Almirante Brown, club que militaba en la B Nacional en ese momento. Esa ciudad fierrera lo contagió y decidió quedarse a vivir allí tras retirarse del fútbol. Comenzó a trabajar con su concuñado, Julio Catalán Magni, en su taller y hacía todo tipo de tareas, como viajar a buscar repuestos, motores, y hasta se animaba a resolver temas mecánicos del auto. 

"Hugo había concurrido a la peña en la que habitualmente se reunía con sus amigos, en una cancha de fútbol 5. Regresó a su casa, se acostó y, aproximadamente a la media hora falleció", señaló el portal Arrecifes Noticias sobre la muerte del ex futbolista. 

En una entrevista con Olé de hace un tiempo, Hugo comentó: ”Yo no era fierrero, pero me metí y me fue gustando. Voy a las carreras del TC Mouras a La Plata, Olavarría… Es divertido. No será como el fútbol pero…”.

Foto: Olé

Oriundo de Canelones, comenzó su carrera como futbolista a principio de los 80 en Uruguay y vistió las camisetas de Peñarol, Colón, El Tanque Sisley y Nacional. Se convirtió en jugador de Gimnasia de La Plata y fue el primer club argentino en el cuál jugó. 

Tras un breve paso por el Toluca, en México, defendió los colores de Huracán en dos ciclos. Sin embargo, quedó en la historia de los hinchas de Boca por su famoso gol con la "nuca" a River, en el Superclásico de 1996 en La Bombonera. 

Luego, jugó en Ferro, Almirante Brown de Arrecifes, Atlético Tucumán y Tiro Federal de Rosario, donde se retiró. Regresó a vivir a Arrecifes, donde se ganó el cariño y el respeto de la comunidad fierrera, que se sorprendió ante la noticia de su fallecimiento. 

Foto portada: Olé