El Autódromo está habilitado

El Autódromo está habilitado

Compartir

La Agencia Gubernamental de Control dejó sin efecto la última reglamentación que ponía duras exigencias para hacer carreras y, por primera vez, el predio quedó habilitado por seis meses.

Ya no se deberá esperar a la habilitación del Autódromo de Buenos Aires para cada evento, pues la Agencia Gubernamental de Control en su última inspección, a fines de la semana pasada, dejó habilitado totalmente el predio por los próximos seis meses, por lo que se acabará la incertidumbre que se vivía previo a cada competencia.

El organismo limitó las exigencias que había impuesto desde fines de enero, al dejar sin efecto la Ley 5641 que imponía rigurosos requisitos que dificultaban la organización de eventos, especialmente los de convocatoria masiva. Ni molinetes, ni informe de impacto acústico, ni el pago de un canon por cantidad de espectadores, ni ambulancias “especiales”, ni permisos de la Fuerza Aérea para juegos pirotécnicos, entre otras tantas condiciones que establecía la medida, se precisará ahora para realizar una competencia en el coliseo porteño.

Hasta aquí, la AGC debía habilitar el Autódromo cada vez que se abrían las puertas para recibir un espectáculo. Ahora, el “Gálvez” tiene una autorización por los próximos seis meses para albergar competencias y luego de ese período –con inspección mediante- será renovada. De esta manera, hay un marco más flexible para organizar una fecha para las categorías que pretendan correr en el Autódromo, que el próximo 9 de marzo celebrara los 65 años de existencia.

 

PAREDÓN Y DESPUÉS

Entre ayer y hoy ingresaron al Autódromo Oscar y Juan Gálvez unos 17 camiones con los muretes que se utilizaron en el circuito callejero de Puerto Madero, para la Fórmula E. Los mismos serán utilizados para las renovadas medidas de seguridad, en distintos sectores de la pista.

Los bloques de hormigón serán colocados para rodear gran parte del lago, tanto en el circuito 12 como en el curvón del 9. En cuanto al trazado más largo, serán dispuestos en la recta que va al curvón Salotto, tanto del lado interno como del externo. Se extenderá por detrás de todo el escape del Salotto (donde se encuentran los taludes) y continuará por la recta opuesta del lado del Riachuelo, mientras que cubrirá el lago en la zona del frenaje de Ascari.

Compartir