El beneficio que le trajo el éxito de Rápido y Furioso a Japón

El gran éxito que tienen las diferentes películas de Rápido y Furioso, generó que algunos modelos japoneses que estaban en el olvido sean revalorados.

Las películas de Rápido y Furioso que causó un alto impacto en todo el mundo, introdujo la cultura del tuning japonés en los Estados Unidos y en las distintas partes del mundo cuando el primer film de la saga se presentó el 18 de junio de 2001.

La popularidad de esta primera película benefició a instalar un nuevo sector en el mercado de coleccionistas de automóviles que generó un crecimiento constante tanto en valores como en demanda.

En la película, autos de Nissan, Mazda y Toyota que hasta ese momento pasaban inadvertidos saltaron a la fama y se transformaron en modelos muy populares, como el Ferrari 355 o el Dodge Charger de 1970.

  • LEER MÁS: La serie de Netflix para acompañar la tarde nublada

  • Gracias a que todavía se siguen estrenando películas de Rápido y Furioso, nuevas generaciones de entusiastas ponen sus ojos en modelos de autos de marcas japonesas con más de 10 años de antigüedad, cuyo precio aumentó con creces, por la intención de los fanáticos que quieren comenzar con su colección.

    Estos son algunos de los autos que tomaron popularidad gracias a la película

    Mazda RX-7

    Mazda RX-7

    Cuando se lanzó al mercado en 1993, el Mazda RX-7 1993 tenía un precio aproximado de $33,000 dólares. Sin embargo, en 2005, el Mazda RX-7 1993 que apareció en la película, al mando de Vin Diesel fue subastado por $40,250 dólares.

    Desde ese momento el precio fue aumentando sin tener un techo. Un modelo de este tipo se vende actualmente en 59 mil dólares.

    Toyota Supra

    Toyota Supra

    El Toyota Supra fue uno de los modelos que más tuvo un beneficio por aparecer en la película; fama que aumentó tras la muerte de Paul Walker. Allá por 1995, este modelo tenía un valor de 50 mil dólares, pero no tiene comparación con los 70 mil dólares que se piden actualmente por un modelo similar.

    Cabe destacar que el Toyota Supra 1993 que manejó Paul Walker en la película se vendió por 185 mil dólares en 2015, esto es, 135 mil dólares más que cuando era nuevo.

  • LEER MÁS: Tu llave del auto en el celular

  •