El “cerdo rosa”, un Porsche que corre en las 24 Horas de Le Mans

Un Porsche es el auto con la decoración más original de Le Mans. Pero, ¿cuál es la historia del cerdo rosa en la tradicional carrera?

Se distinguía definitivamente en la grilla de la calle de boxes, donde los vehículos, estacionados a 45 grados, a la vieja usanza, aguardaban la hora señalada para poner acción en las 24 Horas de Le Mans. Pero entre los 60 automóviles, había uno que se destacaba por su color y por un cerdito de juguete recostado sobre el techo de la máquina. Pero, ¿a qué se debe?

En el 70°aniversario de Porsche, el 911 RSR 'Pink Pig' número 92 que conducen los pilotos Kévin Estre (Francia), Michael Christensen (Dinamarca) y Laurens Vanthoor (Bélgica) es uno de los más vistos y esa decoración rememora una historia de hace ya 47 años.

Leer además: ¿Por qué Toyota quiere ganar Le Mans con sus autos híbridos?

En 1971 participó el Porsche 917/20 en Le Mans. El jefe de diseño Tony Lapine sufrió el rechazo de su propuesta para el vehículo, ya que la compañía finalmente optó por un proyecto de la empresa francesa Sera.

Disgustado por la decisión empresarial, Lapine tuvo que cerrar el diseño definitivo sobre la base del proyecto recibido. Y fue así que pintó un cerdo rosa en aquel automóvil.

Deportivamente pasó sin pena ni gloria, ya que un accidente debido a un inconveniente en el sistema de frenos frustró aquella aventura. Pero el original vehículo quedó en el museo de la compañía en Stuttgart, Alemania. Hasta el auto tiene dibujado los cortes, como si fuese el que realiza un carnicero con el animal.

Esta vez, en las 24 Horas de Le Mans, una conmemoración a aquella ocurrencia se refleja en el 911 RSR.