EL DODGE FANTASMA

EL DODGE FANTASMA

Compartir

Si hay una carrera de TC por la cual se recuerda siempre a Miguel Angel Guerra, es sin dudas aquella de marzo de 1997 en el autódromo de Balcarce.

Y como es el público no?, les llamó más la atención aquella intervención fallida del Dodge azul que no llegó a destino, que los resonantes triunfos de "Angelito" formando dupla con su amigo Juan María Traverso en 1995 y la cupe Chevrolet de OCA, o su paso más aca en el tiempo con el Chevrolet de Tito Linghieri y Christian Avila.

Es que ese día Guerra con la cupe propiedad de Hugo Mazzacane, atendido en el chasis por Rodolfo Di meglio y motorizado en su Cherokee por Jorge Pedersoli, sorprendió a propios y extraños volando en aquel domingo de verano.

En realidad ya en la clasificación el "Relámpago azul", desprovisto casi de publicidad, había alborotado a los integrantes y aficionados del TC con un extraordinario segundo lugar en la clasificación, detrás del velóz Ford de Correo Argentino de Tito Urretavizcaya.

El domingo ganó la segunda serie, que a la postre fue la más rápida, superando nada más ni nada menos que al Campeón Juan María Traverso.

Ya los ojos de la gente parecían el "dos de oro" y  por lo bajo escuchabamos comentarios que generaban sorpresa.

Guerra, fiel a su costumbre de perfil bajo, elogiaba las bondades de la máquina en cuestión.

Se largó la final y el pequeño demonio de Villa del Parque tomó la delantera bajando vuelta tras vuelta el récord de vuelta y como dirían en la tribuna tomándose extrepitosamente el buque.

Nadie si quiera pudo arrimarse al "rayo azul", que dibujaba los entuertos del vertiginoso "Juan Manuel Fangio" de Balcarce, con una calidad y solvencia absoluta.

Claro por aquellos tiempos no era muy común ver a un Dodge o a un Torino peleando la punta ya que era todo para Chevrolet y Ford.

Pero este Dodge, con Angelito al volante, no peleaba la punta, los apabullaba, punteando 18 vueltas de las 21 pactadas para la final.

Cuando todos ya nos aprestábamos a ver el sorprendente triunfo del "Dodge Fantásma", el diferencial dijo basta y Guerra abandonó al costado del camino sin pena ni gloria.

El triunfo fue para el "Tano" Vicente Pernía que completó las vueltas finales peleando la punta con su Ford, batallando con Urreta que se quedó con el motor roto, con Fabián Acuña y con el Flaco que levantó para salir cuarto y no cargar kilos.

Muchos comentarios se tejieron sobre este auto, en la categoría donde las suspicacias estaban a la orden del día, afloraban todo tipo de historias al respecto que jamás se pudieron comprobar.

Ya en el podio el ganador decía: 

"No me extraña para nada que un Dodge sea competitivo. Con Pedersoli, Di Meglio, Mazzacane que no le hace faltar nada y un muy buen piloto como Guerra, los resultados aparecen".

Misteriosamente el auto vaya a saber por qué? nunca más volvió al tapete y con el correr del tiempo las dudas sobre la legalidad de aquel auto fue aumentando, pero que quede bien en claro que el Dodge Fantasma había pasado correctamente la técnica y ningún rival puso en duda, en Balcarce, su legalidad.

.

 

Compartir