El Halo fue clave para que Leclerc no sufra un golpe peor en Bélgica

La investigación de la FIA arrojó que el Halo jugó un papel fundamental para que la cabeza de Charles Leclerc no sufra un impacto grave.

La tremenda piña que sucedió en la largada del Gran Premio de Bélgica, cuando Fernando Alonso pasó por arriba del Sauber de Charles Leclerc fue uno de los accidentes del año para la temporada de Fórmula 1 que terminó hace unas semanas.  Tras este fuerte momento, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) comenzó una investigación que llevó varios meses meses y se supo que el Halo salvó al piloto monegasco de que sufra un golpe más grave en su cabeza.

LEER MÁS: Los mejores pilotos del año para los jefes de equipo

El sistema de protección del habitáculo no solo se sostuvo "estructuralmente intacto y en una condición utilizable" tras el golpe de 58 kilonewton (kN) por la rueda delantera derecha del McLaren de Alonso -Sauber pudo retirarlo sin problemas después del incidente- sino que también ayudó a desviar al vehículo del español.

Las imágenes del accidente que fueron capturadas por la cámara de alta velocidad de la FIA en el cockpit, dejaron ver que Leclerc solo fue impactado por pequeños fragmentos de fibra de carbono del coche de Alonso mientras el auto del bicampeón del mundo pasaba justo por arriba de él.

Sin el Halo, sin embargo, el accidente podría haber tenido consecuencias mucho más duras, a pesar de que la trayectoria de la rueda delantera no hubiera tenido ningún contacto con la cabeza de Leclerc.

El Director de Seguridad de la FIA, Adam Baker, le dijo al sitio Motorsport: "A partir de los datos disponibles y las imágenes de video, estamos seguros de que la rueda no habría golpeado el casco de Leclerc".

Y luego añadió: "Pero, como el coche de Alonso siguió virando hacia el de Leclerc, creemos que el endplate delantero de Alonso sí habría golpeado el visor de Leclerc. Sin embargo, es difícil predecir la gravedad del contacto con toda precisión".

 


Los hallazgos claves del informe fueron:

*La fuerza máxima estimada impartida en el halo fue de 58 kN, lo que representa el 46% de lo que la FIA considera que pueden llegar a recibir (125 kN) los puntos de conexión del chasis y el halo. La posición de contacto durante el choque estuvo más cerca del punto donde se aplica la carga en las pruebas de homologación del elemento de seguridad Halo.

*Si la rueda hubiera tenido algún contacto con el casco del piloto monegasco con una fuerza similar, podría haber una lesión muy grave en la cabeza o el cuello.

*La energía y la fuerza de un neumático que impacta en el Halo está inherentemente limitada por la velocidad y la masa del conjunto de la rueda y la resistencia de la suspensión adjunta. Si la masa total del auto hubiera impactado al halo por medio de la estructura primaria, la energía del impacto habría sido de aproximadamente 30kJ (por 840kg con 30km/h de velocidad relativa). Dicha energía tendría consecuencias terribles si cae directamente sobre el piloto. Pero, el halo no podría absorber toda esa energía sin una deformación significativa y una posible ruptura.

*Una investigación realizada por Sauber ha confirmado que la estructura del halo, sus accesorios y el chasis no se dañaron ni deformaron debido al golpe de la rueda.