El público quiere acción

El público quiere acción

Compartir

La final de Top Race en Salta generó mucha discusión. La gente quiere ver carreras y definiciones como la vivida en el norte argentino, pero para eso hay que cambiar muchas cosa y entre ellas la actitud de los pilotos.

La definición de Top Race fue electrizante y como lo hizo el TC siete días atrás generó mucha tela para cortar.

Lo primero que tenemos que dejar en claro que lo sucedido entre Mariano Altuna y Agustín Canapino fue deportivo. La maniobra del piloto de Lobería fue leve pero le alcanzó para desacomodar al de Arrecifes y sacarle el primer lugar. No hay lugar para la discusión por más que siete de cada diez  personas dicen que no era para sancionar. Cuando vemos las encuestas podemos decir que acá si entramos en otra discusión y tiene que ver con qué tipo de maniobras y carreras queremos ver y cuáles son los sobrepasos válidos o no.

Ayer los comisarios deportivos actuaron prudentemente y bien. La crítica que recibieron fue por la tardanza que se tomaron para dar a conocer el veredicto. Si bien es verdad que se tardó, hay que dejar en claro que no era una maniobra más, era una maniobra que definía un campeonato.

Cada vez que suceden este tipo de cosas sale a la luz el criterio que se utiliza para las distintas  maniobras que se llevan a cabo en cada carrera de nuestro deporte y este es un punto a dialogar y corregir. La pregunta que muchos se hacen es quiénes tienen que dialogar, corregir y llegar a acuerdos para tener competencias y maniobras más entretenidas. La respuesta es lo pilotos. Son ellos los que tienen que pedir correcciones, son ellos los que no tienen que quejarse tanto, son ellos los que pueden lograr puntos en común y son ellos los que pueden ayudar a los comisarios deportivos. Para todo eso hay que saber perder y esperar la revancha.

Volviendo a la molestia del público es entendible. Quieren carreras entretenidas, quieren roce, les gusta la polémica, quieren que el ganador sea que el que llegó primero y no más definiciones en los escritorios, pero todo tiene un límite. Cuando ellos hablan y expresan que no están de acuerdo con la sanción a Altuna creo que no están hablando de la maniobra en sí, sino que están  pidiendo este tipo de competencias y este tipo de definiciones. Nosotros también queremos ver esto y coincidimos con la gente, pero para eso hay que cambiar cosas, corregir otras y que los pilotos no lloren tanto. 

Compartir