El silencioso Trosset se quiere meter en la Copa de Oro

Nicolás Trosset está haciendo un trabajo de menos a mayor. Está 11 en el campeonato y se ve con firmeza para poder quedar entre los 12 mejores de la copa

Nicolás Trosset viene desarrollando un torneo parejo dentro del Turismo Carretera. Con su Dodge está 11 en el campeonato y como mejor resultado tiene un octavo lugar. Para la segunda mitad del campeonato, el piloto de Arrecifes tiene como meta contar con un auto más agresivo y sumar más fuerte en cada uno de los compromisos que se vienen.

A la hora de sacar una conclusión de lo realizado en este 2018, el sobrino de Norberto Fontana señaló: “El balance que hacemos está dando positivo en un 70 % porque todavía no hemos podido profundizar en lo deportivo. Si bien estamos en el puesto 11 en el campeonato, tenemos mucho trabajo por delante y el objetivo es conseguir mejores resultados. El equipo está trabajando mucho con una marca que es nueva para ellos, estamos en un periodo de desarrollo del auto, aunque cuando vemos que hay vehículos más competitivos y fuertes que nosotros detrás nuestro, eso nos da la tranquilidad de saber que vamos por un buen camino. De mi parte no me desespero porque sabemos que el TC es muy parejo. Estamos exprimiendo todo lo que tenemos. El campeonato de TC premia al más regular y la idea es estar arriba para cumplir el primer paso”.

Leer más: El Pato Silva y una mirada que va más allá

La fecha de Termas, que dará inicio el sábado con un entrenamiento, se largará por sorteo y tendrá recarga de combustible. Sobre el compromiso que se viene, Trosset dio su punto de vista y comentó: “Imagino una carrera muy intensa y en esta oportunidad me veo un tanto perjudicado porque integro el primer pelotón y largaré entre el puesto 31 y 45. Desde ese punto de vista será duro pero no imposible para poder avanzar. Habrá que esperar las primeras vueltas para no entrar en roces y después tratar de ir para adelante porque Termas es un circuito que permite el sobrepaso”.

Teniendo en cuenta que hasta el momento integra el grupo de los que está entrando a la Copa de Oro, pero falta para que termine la etapa regular, Niké se ve con optimismo y siendo parte de esa definición. "Me veo en la Copa de oro porque seguimos evolucionando y porque el auto todavía no entregó todo lo que tiene para dar. Si conseguimos buenos resultados vamos a estar dando pelea”.

Leer más: Para De Benedictis es fundamental tener un buen motor en Termas