El sueño del pibe

Kevin Harvick ganó el fin de semana en Texas y luego de que terminó la carrera se tomó una selfie con un niño del público y le regaló la bandera a cuadros.

El NASCAR disputó una nueva competencia de su temporada en Texas, donde Kevin Harvick se quedó con su octavo éxito del año y tras la carrera le hizo vivir un momento inolvidable a un niño del público, ya que lo llevó a la pista, se tomó una selfie y le regaló la bandera a cuadros. Un gesto para aplaudir. Mirá.

LEER MÁS: Harvick con Ford dominó en Texas