Fangio: La primera carrera internacional y la victoria

Se cumplen 78 años de la primera victoria internacional de Juan Manuel Fangio. Fue en el Gran Premio del Norte disputado en Argentina, Bolivia y Perú.

En 1940 se realizó el Gran Premio Internacional del Norte entre Buenos Aires (Argentina), La Paz (Bolivia) y Lima (Perú), que fue cabecera de puente, porque desde allí se retornó al punto de partida. Fue la carrera mas larga organizada hasta el momento y el primer ensayo que el Automóvil Club Argentino organizó con miras a realizar en un futuro una competencia que uniría a todo el continente Americano, desde Buenos Aires hasta Nueva York. Para no dilatar demasiado la duración de la prueba se programaron algunas etapas que superaron los mil kilómetros de recorrido. 
Nuevamente desde el estadio de River Plate se dio la largada a la cero hora del viernes 27 de septiembre a los 92 participantes inscriptos. El encargado de dar la señal de partida, fue el presidente Castillo flanqueado por los embajadores de Bolivia y Perú.

La ciudad de Rosario vio pasar primero a Enrique Días Sáenz Valiente -Patoruzú-, que en un tiempo de 2:46’40” bajó 15 minutos el record que hasta esta ciudad ostentaban los hermanos Gálvez desde el año 1938. 
En el paso por la ciudad de Córdoba, el primero del pelotón pasa a ser Oscar Gálvez, seguido por Boris Afanacenco, Pedro Covacevich y Juan Manuel Fangio. 
Fangio, antes de su paso por Córdoba, estaba tercero por delante de Covacevich. A pesar de que el motor que utilizaba era completamente estándar, observa problemas de temperatura en su Chevrolet y levanta el ritmo. Sabía que Covacevich estaba corriendo con un motor muy comprimido y lo deja pasar –inteligentemente-. Los problemas de temperatura no solo los tenía que tener Fangio; un motor más comprimido calienta mucho más que uno estándar. Más adelante encuentra a Covacevich a un costado del camino con el capó levantado. 
Oscar Gálvez sufrió un incidente contra un ave que golpeó su parabrisas destrozándoselo y retrasando notablemente su labor hasta ese momento. 
Fangio gana la primera etapa por casualidad. Sabía que debía detenerse en concepción para cargar combustible pero cuando se acerca a la estación de servicio se encuentra con una caravana de máquinas tan larga, que decide arriesgarse a seguir adelante con el combustible que le queda en el tanque de reserva. 
Oscar Gálvez es el primero en entrar a la ciudad de Tucumán frente a un público que creía observar al ganador de la etapa. Oscar empleó un tiempo de 10:54’30” a una media de 124,959 Km/h. Luego de veinte interminables minutos llega un Chevrolet verde Oscuro con la inscripción de Balcarce en el techo, que tardo 10:49' 07" en realizar el mismo “viaje” y a un excelente promedio de 125,995 Km/h. Así le ganaría a Gálvez por una diferencia a favor de tan solo 5’23”. 
Los abandonos más importantes de la primera jornada, fueron: Ernesto Blanco, Emilio Karstulovic, Patoruzú, Julio Pérez y Pedro Copalbo –que sufrió un espectacular vuelco y su acompañante Ernesto Barbetta quedaría gravemente herido y a los pocos días se convertiría en la víctima fatal de la competencia.. 
Un estricto reglamento hecho para que los pilotos descansen durante las etapas, (muy criticado por cierto) cerraba el parque automotriz bajo llave hasta el día siguiente, una hora antes de la largada.

Eran 60 minutos muy cortos que los pilotos y mecánicos disponían para resolver todos los problemas que se habían presentado el día anterior. 
Se larga la etapa de Tucumán a la Quiaca, un recorrido de 644 Km. Varios competidores se detuvieron a los pocos metros de la salida para concluir reparaciones que fueron imposibles realizarlas en el tiempo predeterminado. 
Poco antes de llegar a Rosario de la Frontera Risatti sufre un vuelco espectacular que obligó a la hospitalización de su acompañante Pedro Esteban y su abandono. 
Esta vez es Oscar Gálvez el que le gana a los 65 clasificados hasta el momento y le saca 8’45” de ventaja al Chevrolet de Fangio. Los periódicos de la época relataban que “el Chueco sufrió tres pinchaduras que lo retrazaron mientras que Oscar solo sufrió dos”. 
Gálvez pasa así a ser primero en la clasificación general, superando a Fangio por tan solo 1' 52" luego de recorrer unos 2000 Km. El tercero era Arturo Kruuse, que con un Chrysler llegaba 44’11” después de Gálvez. 
Hay que destacar la actuación que a partir de ésta etapa tendría el piloto Pablo Mesples. Se detenía para ayudar a todos los corredores que fueron sufriendo del apunamiento de altura, no en calidad de piloto, sino de médico por supuesto. Sacrificando con ello lo que podría ser una excelente posición en la clasificación general de la prueba. A pesar del tiempo perdido auxiliando arribaría al final a Lujan en una séptima posición.

La etapa de Villazón a Potosí se largo ya con solo 63 vehículos, y esta también es ganada por Oscar Gálvez. Parecía que Gálvez no encontraría obstáculos para hacerse de la carrera. 
Por otro lado, sufren en esta etapa un triple accidente el Boliviano Oscar Aguirre, Victorio Orsi y Rosendo Hernández. Aguirre, intentando recuperar posiciones para entrar en suelo boliviano en una buena ubicación, se llevo por delante a Orsi y Herandez. Estos últimos lograron reacondicionar la máquina para poder continuar, no siendo el caso del piloto boliviano. 
En esta etapa abandona además otro de los grandes, Angel Lo Valvo. Su acompañante Antonio Spampinato sufrió de apunamiento y debió ser hospitalizado. 
Otro abandono muy particular fue el sufrido por el del piloto José Uboldi, que desertó de su clasificación general para poder transportar a José Rubiol Roca y a su acompañante al hospital tras un incidente.

Se larga la etapa Potosí-La Paz. Aquí los expertos remarcaban que comenzaba la sección más dura de la competencia. Para colmo, una fuerte granizada atípica hizo que se produjeran grandes desprendimientos de las laderas de los caminos, anegando la zona de tránsito y complicándola mucho más de lo normal. 
Oscar Gálvez se lanza a intentar sacar diferencias pero tras los primeros 200 Km. se ve forzado a detenerse al costado del camino por rotura de la caja de cambios. Por la reparación en medio de la montaña sufre un atraso de más de dos horas y así pierde la punta de la carrera. 
Fangio ganó la etapa, a un promedio de 69,891 Km/h recuperando el primer puesto de la clasificación general con un tiempo de 33:25’52”, segundo era Daniel Musso a 35:03´31” 
El presidente de Bolivia, el general Enrique Peñaranda esperaba en el palco de honor al primer piloto que llegara a La Paz para darle un premio personalmente. El reglamento estricto estipulaba que la máquinas que llegaban, no podía demorar más de diez minutos en entrar al parque cerrado. Mientras Fangio recibía las felicitaciones y los laureles, un grupo de comisarios increparon a Héctor Tieri para que llevara la máquina al recinto de descanso. El problema era que en Bolivia no tenían el mismo sentido de circulación que Argentina y Tieri entró con el Chevrolet de contramano a una callejuela. 
El impacto contra un auto particular fue inevitable. Se torció el eje y las puntas del chasis se doblaron hacia abajo. Prácticamente no pudieron dormir por la noche pensando las reparaciones que tenían que realizar sobre la máquina “en apenas una hora” y a partir de ese momento, la dirección del auto no fue la misma. De aquí en más, Fangio comienza a desarrollar –quizás al extremo- una nueva faceta en su modo de conducción, la de administrador de recursos mecánicos. 
Se daba cuenta también de una triste noticia. El acompañante de Copalbo, Ernesto Barbetta, fallecía en el hospital a consecuencia de las múltiples heridas sufridas en el accidente de la primera etapa.

La quinta etapa va de La Paz a Arequipa. A estas alturas cruzan finalmente Bolivia para entrar en Perú y la etapa es ganada por Gálvez en 7h 31' 51" a 78,610 Km/h. Fangio ya cuidando lo máximo posible la máquina –y manteniendo su primer puesto en la clasificación general, por supuesto- termina quinto a 7' 30" del ganador. Vale recordar que su más próximo rival es ahora Daniel Musso, que se encuentra a 1:36' 59" de Fangio. 
El Chevrolet luego del accidente era inmanejable. Cada vez que encontraban un pozo en el camino, la dirección parecía desprenderse del chasis.

La etapa Arequipa-Nazca se corría bordeando permanentemente el Océano Pacificó y es ganada nuevamente por Gálvez en 8:03' 54". El segundo en entrar en Nazca fue Hernández seguido por Musso, Gauthier y luego Fangio en quinto lugar a 21'11" del ganador. 
Fangio permanecía primero en la Clasificación general, seguido por Musso que logra descontar solo 3 minutos a pesar de los problemas del Chueco. Los hermanos Gálvez, a más de 1:45’ de Fangio no logran ser un peligro, al menos por el momento. 
Poco más de la mitad de los competidores que habían largado en Buenos Aires quedaban aún en carrera.

La séptima etapa Nazca-Lima es ganada por un intrépido Daniel Musso que en 3:54' 51" recorrió los 480 Km. a un promedio de 122,631 Km/h. Fangio termina décimo en la etapa a 8' 11" y sigue en la general con 1:25'48" sobre Musso. 
Un nuevo accidente ensombrece la competencia. El volante argentino Pedro Covacevich tuvo un grave accidente en la última etapa y se encontraba en coma, mientras que su acompañante Domingo Sonsiovich estaba fuera de peligro aunque su estado era delicado. 
Covacevich perdió el control de su auto a mas de 140 Km/h y se desbarrancó por un precipicio. La máquina quedaba completamente destruida y el piloto se encontraba en estado muy grave ya que había sufrido una fractura de cráneo. Por suerte, Covacevich mejoraría y luego el accidente quedaría en un recuerdo. 
Otro vuelco espectacular lo sufriría Gauthier. Sería auxiliado por Salvador Suma, que luego de llevarlo hasta Lima para curarle las heridas, Gauthier buscaría los repuestos para su máquina y volvería a la competencia tras la reparación.

Aquí nos encontramos en la mitad del Gran Premio y habiendo corrido todos los días se han cubierto ya 4.746 Km; para lo que el puntero -Fangio- empleó 53:32'27" a un promedio de 88,642 Km/h. 
En la capital peruana los corredores tuvieron dos días de descanso antes de emprender el regreso a Buenos Aires.

Tras la reparación permitida de 60 minutos, se largo a medianoche desde Lima la octava etapa a Arequipa, que sumaria un total de 1122Km. Fangio
Los Gálvez intentaban recuperar terreno frente a los primeros. Iban a alta velocidad y tras un problema eléctrico al vehículo se apagaron las luces delanteras cerca de las 4:30 de la madrugada, mientras salían del túnel del Puente Grande. El Ford se estrelló contra una roca y cayó por un barranco de unos 200 metros, dando vuelcos y quedando completamente destruido. Los Gálvez sufrieron algunas heridas importantes, pero estaban fuera de peligro. 
La etapa la gana Fangio en 13:20'41" a 84,078 Km/h y con 6' 47" de ventaja sobre Julio Pérez que resultó su escolta. En la clasificación general sigue primero Fangio con 1:40'43" de ventaja sobre Musso. 
Con los hermanos Gálvez fuera de carrera, desaparecieron los rivales más directos, así que de ahí en más dejo de preocuparse por los tiempos de los rivales y se dedico únicamente a regular su marcha.

La novena etapa Arequipa-La Paz es ganada por Rosendo Hernández en 7:34' 05" y a un promedio de 78,223 Km/h. Fangio termina esta etapa 3º a 8'51" y su liderazgo en la general es de 1:34'07" sobre Musso.

La etapa La paz-Potosí (524 Km) es ganada por Fangio en 7:49'10" mientras que segundo termina su amigo Domingo Marimón a 1' 20". La diferencia sobre Musso es de 1:41'16".

La etapa Potosí-Villazón es ganada por Domingo Marimón en 7:28' 34" a un promedio de 67,013 Km/h. Fangio llega 9º a 26' 27" y en la general conserva una diferencia de 1h 30' 24" sobre Daniel Musso.

La duodécima etapa es nuevamente ganada por Marimón en 7:28'21", mientras que Fangio terminó octavo a 21'21", pero manteniendo una ventaja en la general sobre Musso de 1:21'52".

La decimotercera y última etapa se corrió el sábado 12 de octubre -día de la Raza- entre Tucumán y Luján sobre 1313 Km y fue ganada por Víctor García en 11:03' 56". Fangio termino la etapa en sexto lugar a 22' 24" y resultó ganador absoluto del Gran Premio en 109:36'16" para cubrir los 9445 Km con un promedio de 86,177 Km/h. y una ventaja de 1:06' 21" sobre su escolta, Daniel Musso. 
Tercero terminó Rosendo Hernández; Cuarto Vicente Garbarino y quinto el Uruguayo Héctor Suppici Sedes, los cuatro últimos con Ford 
.
Tan solo lograron finalizar la carrera 32 de los 92 autos participantes. 
Fangio recibió 25400 pesos en premios, mas unos 20000 pesos por parte de la General Motors que le sirvió para pagar todos los gastos de la carrera, y el resto invertirlo en su taller.Fangio