Hace 60 años aparecía el primer auto con publicidad en Europa

Hace 60 años aparecía una Maserati blanca en Monza, primer auto de F1 en no llevar los colores de su país

Hace 60 años aparecía en Europa el primer auto de carreras con publicidad.

En Junio de 1958 una Maserati corría en el circuito de Monza con Stirling Moss al volante y con la leyenda publicitaria en su carrocería “El Dorado”, que provenía de afuera del deporte motor.

maserati1

Fue este el primer ejemplo del patrocinio como luego se lo conoció y que dejó de lado los tradicionales colores asignados a cada país por la FIA.

“El Dorado” era una empresa fabricante de helados, cuyo dueño era el italiano Gino Zanetti y puso el dinero para respaldar a la  Maserati que participaba en el “Trofeo dei due Mondi”, la carrera de los dos mundos, que puso frente a frente a los pilotos europeos ante los americanos que corrían en las 500 Millas de Indianápolis.

El color rojo, clásico de los autos de carreras italianos, fue pintado de color blanco marfil en la Maserati 420/M/58, con el logotipo de “El Dorado” en los laterales, la trompa y un deflector.

El logotipo, con la cara de un “cowboy” se colocó en la trompa y en los laterales de la aleta trasera, en tanto debajo de la inscripción de los laterales se colocó la palabra Italia para destacar la nacionalidad del patrocinante, así como la del constructor del auto.

Ya Maserati se había retirado oficialmente de la F1, tras el título de Juan Manuel Fangio en 1957, pero continuaba proporcionando autos para clientes que pretendían ser potenciados por el motor 450S V8.

Moss finalizó séptimo en la clasificación general a lo largo de tres series donde terminó con un despiste.

maserati_indy

Al año siguiente la Maserati “El Dorado” intentó correr las 500 Millas de Indianápolis, vestida de rojo, pero con los logos del sponsor muy visibles. No pudo clasificar entre los 33° que luego participaron. El italiano Ralph Liguori no tenía la experiencia necesaria y clasificó en el lugar 36°, por lo que quedó afuera.
 
maserati
 
Hoy, la histórica Maserati blanca, es parte de la colección “Panini” en Módena, Italia.