La experiencia de Canapino de ir a 300 kilómetros sin visibilidad

Agustín Canapino se pudo subir al podio de Rafaela a pesar de haber corrido una parte de la competencia con un parabrisas estallado.

Agustín Canapino volvió a tener un fin de semana atípico y tuvo que avanzar nuevamente desde el fondo. El de Arrecifes pudo sobreponerse a algunas complicaciones que tuvo para poder descontarle puntos en el campeonato a Facundo Ardusso, quien tuvo que abandonar en Rafaela por un golpe con Matías Rossi. El piloto de Chevrolet tuvo que largar último en la Carrera Clasificatoria porque no clasificó por algunas complicaciones en el motor y en la final del domingo tuvo que correr una parte con el parabrisas completamente estallado. Así y todo llegó al podio. Escuchá cómo vivió Canapino la experiencia de manejar a 300 kilómetros por hora sin visibilidad:

 


“No puedo tener un fin de semana normal. En la final venía segundo, esperando que pase la carrera porque los que venía adelante estaban penalizados y se me explotó el parabrisas por la rotura de una de las gomas de Rossi. No veía una vaca adentro de un balde. Pude terminar la carrera porque lo tenía a Emiliano adelante. Veía una mancha negra y allá iba. Recién se me están bajando… los tenía en la garganta y están volviendo a su lugar. Fue muy loca la experiencia de ir a 300, doblar el curvón a 260 sin ver nada”, relató un Canapino contento por el resultado obtenido.

Canapino corrió una parte de la competencia en Rafaela si visión

A su vez hizo referencia a todos los pilotos que fueron sancionados por cortar la chicana. “Estaba clarísimo. Sólo se podía cortar en el caso de un toque. Ellos se la jugaron y les salió mal. Creo que está bueno lo de las sanciones porque para la próxima vamos a tener más precaución y eso va a dar más espectáculo. Las reglas son claras y me parece bien. Sino empezamos a cortar todos las chicanas, total me tiro y no pasa nada”, expresó.

Leer más: RAFAELA Y CHAPUR: SINÓNIMO DE ÉXITO