La historia detrás del frustrado debut de Pechito en la Fórmula E

La historia detrás del frustrado debut de Pechito en la Fórmula E

Compartir

Una de las historia internas que envuelve al ePrix de Buenos Aires de la Fórmula E la protagonizó José María López. Pechito estuvo a nada, realmente a nada de transformarse en el primer piloto en correr una fecha de la especialidad.

El piloto cordobés es piloto Citroen en todo el mundo, y el equipo DS Virgin Racing es una facción del departamento deportivo de Citroen. En Francia los proyectos tienen directores diferentes, pero en Argentina DS y Citroen son manejados por el mismo departamento. Esto activo la mecha y Pechito dio el si.

Rápidamente el operativo se puso en marcha y lo primero que había que hacer era conseguir casco y la ropa ignifuga. Con sus elementos lejos de Puerto Madero, la ayuda de amigos fue bienvenida y promediando la mañana se lo vio ingresar a Pecho padre al predio de Puerto Madero con un buzo antiflama y un casco. El casco era fácilmente reconocido: era el de Matías Rossi.

Pasaron los minutos y el equipo británico fue el encargado de apagar la mecha y la ilusión de los argentinos. Jean Eric Vergne declaró sentirse mejor y el cuerpo médico de la FIA lo habilitó a salir a pista en el segundo entrenamiento. Fin de la historia.

“Mi intención y la de la gente de Citroen fue colaborar con el profesionalismo de equipo. Cuando  me llamaron temprano por la mañana dije inmediatamente que sí, pese a no conocer el auto, la pista o el desarrollo de la actividad”, contó López una vez finalizada el unitario de la mañana.

“Finalmente no se dio, pero uno es profesional y sabe muy bien como son las cosas. Yo me puse a disposición del equipo, en ese momento ellos estaban en un momento de emergencia, de desesperación y yo me puse a su disposición”.

“Hubo un caso de emergencia, ya que Jean Eric no se sentía bien, y con el espíritu de ayudar y sumar hicimos las gestiones y tratamos de avanzar lo más que se podía. Luego se le dio el alta al piloto titular del equipo por lo que ya no hacía falta salir”.

Compartir