Lo bueno y lo malo

Lo bueno y lo malo

Compartir

El Súper TC 2000 llevó adelante un gran año. El acompañamiento del público, el regreso a Buenos Aires y San Juan, más carreras interesantes, entre otras cosas, le permitieron a la categoría cerrar un buen 2016.Acá el resumen.

El Súper TC 2000 cerró una gran temporada y el balance es más que positivo para la categoría que ya piensa en el 2017. Entre las cosas importantes hay que destacar el regreso al autódromo de Buenos Aires, al Zonda de San Juan, clásicos para el Súper, también la llegada de una nueva marca, las incorporaciones de nuevos pilotos para el calendario venidero y la concurrencia de público que subió notoriamente en el año que ya se va.

Entre las cosas negativas se destaca la ausencia de Bebu Girolami, bicampeón del Súper TC 2000, la ausencia del autódromo de Rafaela que siempre entregó buenos espectáculos, el sistema de penalizaciones y el momento crítico de los motores en la carrera de los 200 Km. Acá el resumen.

Lo bueno

El regreso a Buenos Aires. Fue uno de los puntos importantes a favor que tuvo la categoría en concretar la visita al autódromo porteño con los 200 Km. No puede faltar.

La llegada de Citroen. Una nueva automotriz se suma al Súper para el 2017 y la marca lo anunció hasta con sus pilotos. Con su llegada, Citroen será la sexta fábrica que competirá.

La lucha de marcas. El campeonato fue muy competitivo y Chevrolet, Toyota y Renault se fueron sacando chispa en busca del título.

La concurrencia de público. No hay dudas que fue una de las mejores temporadas de la categoría en cuanto a espectadores. La clave fue el trabajo de promoción que realizó y eso se notó en cada fecha.

La llegada de pilotos. El anuncio del regreso de Gabriel Ponce de León a Toyota  y el de Josito Di Palma a Renault, jerarquiza aun más al Súper.

La vuelta de Víctor Rosso. El hombre de Marcos Juárez vuelve el año que viene a la categoría como equipo particular con dos Ford Focus. Prepara el camino para volver a convertirse en estructura oficial.

La apertura de Antonio Abrazian. El responsable de la categoría  se mostró muy abierto al diálogo y cumplió objetivos importantes para la categoría.

El regreso a San Juan. El Zonda es otro clásico para el Súper TC 2000 y no podía faltar en el calendario. Por suerte se recuperó y vivimos un gran espectáculo.  

El callejero. La fecha de Santa Fe es una de las más esperadas, una de las más taquilleras y se afianza cada año.

El acompañamiento de las automotrices. En un año muy duro para las fábricas, las mismas continuaron apoyando a la categoría con sus respectivos equipos.

Lo malo

El sistema de penalizaciones. Para la mayoría del público es un tema difícil de entender.

La ausencia de Girolami. Si bien fue por su participación en Stock Car, fue una lástima que la categoría no haya tenido al ganador de los últimos dos campeonatos.   

Los motores en los 200 Km. En un fin de semana muy especial por la importancia de la carrera, se vivió un momento de nerviosismo por problemas en las plantas impulsoras. Después de esa fecha se solucionó y todo volvió a la normalidad.

Dejar ir a Fontana y Ledesma. Es una lástima que Norberto y Christian no tengan lugar en equipos del Súper.

La ausencia de Rafaela. Es otro clásico que no puede faltar y faltó.

La duda que generó la fecha de Gral Roca. Si bien para la categoría era fecha especial, la penúltima competencia se anunció que sería doble y eso molestó a pilotos y fundamentalmente a Canapino que peleaba por el torneo.

La definición del campeonato. Todo estaba dado para tener en Córdoba una gran definición de campeonato con tres marcas en busca del título. Lamentablemente los números mandan y en Gral Roca se empezó a definir. La gran diferencia que logró Canapino le permitió salir campeón el sábado en clasificación. Quedó un sabor amargo para el espectador.

Compartir