Los prototipos Le Mans versus la F1

Los prototipos Le Mans versus la F1

Compartir

Hace quince años un piloto argentino largaba por última vez un Gran Premio de F1. Tras haber vivido épocas doradas del romance entre nuestro país y la “máxima”, hoy ese amor no alcanza ni para un ‘touch and go’ y las alternativas para reemplazarlo van surgiendo lentamente. Los autos de Le Mans, con el campeonato WEC a la cabeza, empiezan a ser una opción más que válida.

Justamente es en esta especialidad donde el ingeniero argentino Sergio Rinland intenta abrir un nuevo camino para rememorar lo hecho por Argentina como marca país con los Torino de Nürburgring o con el Berta LR, y así reposicionar al país en el automovilismo mundial.

El ejemplo de José María López en el WTCC marcó una tendencia, y esto renovó el impulso de Rinland, quien imagina un equipo íntegramente argentino (auto, ingenieros y pilotos) para correr con los prototipos Le Mans el campeonato del WEC.

"El presupuesto anual de un equipo top de F1 hoy es de 250 millones de dólares, por citar el ejemplo de Red Bull. Tener un piloto en un equipo modesto de la F1 cuesta entre 15 y 20 millones de dólares y sirve sólo para ‘abrir la puerta’. A esto debe antecederlo un programa de 5 años, para llevarlo de la F4, a la F3 y luego al GP2 y ya hemos visto que no sirve hacerlo con un solo nombre, sino que el programa debes hacerlo con al menos tres pilotos. Es decir, al dinero de formación, unos 15 millones por piloto por cinco años, hay que agregarle unos 40 millones de dólares por año para estar en un equipo como Renault o Williams, donde ganar es muy difícil. En cambio, para hacer un equipo de Le Mans necesitas 250 millones en cinco años, contando todo, aún la construcción del auto".

"La pregunta surge sola, con un presupuesto similar cuál de los dos programas aquí planteados te dejaría más rédito como país. La repercusión mediática sólo es superior en la F1 si tu piloto gana, pero no dejaría ningún otro beneficio añadido como con LMP1, donde dejas instalado un equipo argentino para continuar eternamente. En fin, a igual inversión hay que sacar conclusiones y definir que te da mejor retorno. Para mí la respuesta es obvia. Sería fantástico poder comparar con lo que hoy es el rating la aventura de los Torino, en una sola carrera, con los 10 años del Lole Reutemann en la F1. ¿Quién le dio más al país?".

No suena descabellado lo que dice Rinland desde el viejo continente, sobre todo si se analiza que son muchas las marcas que se ven atraídas por lo prototipos Le Mans. “La LMP1 es una competencia de automóviles representando a marcas y países en el que los pilotos (tres por auto) son parte del equipo pero no necesariamente las estrellas. Además, el reglamento de LMP1 les permite a los fabricantes de autos demostrar y desarrollar sus tecnologías, tiene mayor libertad con los controles adecuados y está dirigida a desarrollar tecnologías que son directamente aplicables a los coches de calle, cosa que no sucede con la F1”. 

COSTO POR KILÓMETRO DE CADA AUTO
Costo por kilómetro

¿Por qué la idea de hacerlo con un equipo de trabajo totalmente argentino? 
"Cuando yo hice el auto de Le Mans con el equipo Español Épsilon, el 75 % de mi equipo eran argentinos, desde el Jefe de Diseño hasta el camionero. Ahí es donde surgió la idea de hacer un esfuerzo Argentino. Tenemos mucho talento dentro y fuera del país hoy en día".

¿Te gustaría contar con el apoyo del automovilismo nacional, no sólo el ACA, sino las categorías nacionales y que estas manden un representante propio para impulsar este proyecto?
"Por supuesto, seria en beneficio de todos. Mi idea original es usar un programa de ese tipo para formar Ingenieros y Técnicos que luego puedan aplicar lo aprendido en mejorar, no solo el automovilismo sino también la capacidad creativa y productiva del país en la Ingeniería. De una manera similar a como las empresas japonesas (Honda y Toyota en particular) operan. Tienen un grupo central de personal y luego rotan gente joven para ir formándolas. Esa gente puede venir de otras categorías nacionales o directamente de las Universidades".

¿Qué tipo de pilotos se necesitan, figuras consagradas en Argentina con capacidades conductivas demostradas o deberían ser pilotos con cultura automovilística europea?
"En este momento Argentina tiene un buen nivel de pilotos, algunos con experiencia internacional, como Pechito López, Esteban Guerrieri y Matías Russo, que se adaptarían fácilmente a un programa de ese tipo. Pero no excluyo que con un entrenamiento adecuado, pilotos de punta de las categorías nacionales podrían adaptarse sin problemas. Pilotos Argentinos con calidad y talento es lo que sobran".

¿Cuáles son los pasos lógicos que se deben ir dando para poder concretar de manera exitosa un proyecto de esta magnitud?
"Es un programa a largo plazo, se necesita primero un compromiso de apoyo económico para un mínimo de cinco años, dos de preparación y tres de competencia. La planificación la tengo ya hecha así como también los presupuestos. Una vez logrado ese compromiso se comienza a reclutar personal y luego se comienza con el trabajo de diseño y construcción del auto”. 

¿La base del equipo debe ser en Argentina o debería ser en Europa por una cuestión de distancias? 
"Tener una base en Europa por una cuestión logística es necesario inicialmente. Muchas de las piezas críticas serán desarrolladas en Europa, pero con el tiempo, esas tecnologías se van a ir transfiriendo para que en un plazo no muy lejano, se pueda hacer todo en Argentina. Pero deberíamos poder armar los autos y hacer las pruebas en Argentina".

Analizando este proyecto se remite fácilmente a las 84 horas de Nurburgring con los Torino y a la acción desarrollada por Oreste Berta y su Berta LR. ¿Qué sensación te ha quedado de aquellos proyectos que se llevaron a cabo?
"Esa es la idea. En su momento, el mundo de fines de los ’60 y principios de los ’70 se maravilló de lo que se hizo primero con los Torino y luego con los Berta LR. La idea es de continuar aquello y poner Argentina nuevamente en el mapa como un país de avanzada donde se desarrollan tecnologías de vanguardia. Un programa de Le Mans te permite eso, los equipos representan a sus países y después a las marcas".

¿Qué tipo de motorización pensás que deberían contar?
"Un sistema hibrido, como lo permite el reglamento, con un motor turbo de baja cilindrada pero gran eficiencia”.

¿Se puede pensar en ganador?
"Inicialmente, no. Por eso es un programa a largo plazo, dos años de preparación y un mínimo de tres de competencia para lograr la competitividad como para ganar, si queremos resultados inmediatos caeremos en los errores del pasado. Igualmente, con el solo hecho ya de presentarse a competir con los grandes, ya es un impacto mediático importante".

Precisamente marcas como Audi, Toyota, Porsche invierten mucho dinero en la LMP1, son rivales inalcanzables para este proyecto?
"Dinero y tiempo, fíjate que Porsche por ejemplo empezó con su programa a principios del 2012, empezó a correr en el 2014 y recién gano en el 2015, y es Porsche. Pero nadie es inalcanzable si se pone un esfuerzo mancomunado con el necesario apoyo económico. Las tecnologías que se necesitan están al alcance, no es imposible". 

Hablando de F1, ¿por qué la Argentina no tiene tan siquiera un proyecto de piloto en formación para llegar? 
"Un tema largo…. Pero la realidad es que poner un piloto en Formula 1 hoy cuesta mucho dinero y tiempo, tendría que ser un esfuerzo mancomunado de empresas interesadas en promocionar la ‘marca país’ incentivados por el gobierno. Eso hasta ahora no existió porque no se lo vio como una herramienta de promoción hacia el exterior. No es nada nuevo, cuando se promovió el equipo del ACA que termino poniéndolo a Reutemann en F1 fue exactamente eso, lamentablemente no tuvo continuidad, y sin continuidad son siempre esfuerzos aislados que dejan poco". 

¿Crees qué es necesario para el automovilismo argentino tener un piloto de F1? Esto impulsaría aún más o le restaría al mercado interno…
"El automovilismo argentino no necesita tener un piloto en F1, no hay tiempo de descollar en el país y después en el exterior, como lo fue en la época de Reutemann, hoy en día para llegar a la Formula 1 ya tendrían que estar con 14 o 15 años compitiendo en karting a nivel mundial para luego hacer las escalera de fórmulas que te lleven. Por otro lado, el automovilismo argentino, está muy lejos de las que son las categorías internacionales que te llevan a la F1". 

¿Sirve más organizar un GP en Argentina o un piloto en la F1?
"En este momento, como está la Formula 1, quizá no mucho. Un GP cuesta una fortuna que sólo un gobierno puede financiar y antes de embarcarse en semejante operación deberían hacer un análisis muy detallado del retorno de semejante inversión, en turismo, publicidad en el exterior, ayuda a las exportaciones y demás beneficios directos de poner en pie un espectáculo de esa índole. Por otro lado, sin un piloto argentino en F1, sería un evento más que no atraería el público que se necesitaría para solventar parte de los gastos. Traer la F1 sin un programa de marketing para sacarle el jugo al evento, es mejor no hacerlo".

La Argentina miró siempre hacia la F1, la ausencia de ésta propone incursionar por otros lugares. ¿Volverá a flamear en lo más alto la celeste y blanca?

Compartir