Maldonado habló de automovilismo

Maldonado habló de automovilismo

Compartir

Guillermo Maldonado habló del pasado y presente del automovilismo, de los ídolos y de la falta de ellos hoy, de Traverso, de su retiro, de los reglamentos que perjudican a los pilotos y del cuidado que hay tener con ellos.

El regreso del TC 2000  a la ciudad de Nueve de Julio trajo grandes recuerdos y algunos reencuentros con quienes fueron parte de la rica historia de la categoría, como lo fue Guillermo “Yoyo” Maldonado. El campeón del año 94 visitó la cabina de Carburando y charlo por más de una hora sobre el pasado y el presente de nuestro deporte, y en primer lugar hizo referencia  del porqué de su retiro.

“En el año 96 tomo la decisión de dejar el automovilismo porque estaba convencido de lo que quería hacer. Me di cuenta que era un etapa cumplida en mi vida y que se había terminado el tiempo. Los dos primeros años fueron duros porque no sabía donde tenía que estar, pero me fui acostumbrando. Cuando me baje y pase a dirigir el equipo me di cuenta rápidamente que no era lo mío, no me sentía bien haciendo eso, y no me sentía con la capacidad de llevarlo adelante. Eso genero que se me fueran las ganas y un día dije basta y deje todo para siempre”.

Maldonado pese a su retiro siempre siguió y sigue las carreras, y tiene su punto de vista de cómo lo ve desde afuera.“Sigo todos los domingos las carreras porque es mi pasión y estoy al tanto de lo que va sucediendo. Hoy lo noto un poco quieto con carreras buenas y carreras no tan buenas, aunque las carreras aburridas siempre existieron y hubo preocupación por este tipo de competencias. El fenómeno de que se haya perdido un poco el interés por parte del público no tiene que ver con eso, porque antes había carreras malas y la gente iba igual a los autódromos. Yo creo que la gente hoy ha encontrado miles de cosas para hacer, para practicar y que la llevó a que agarre otros caminos. Antes era fútbol o automovilismo y hoy hay otros deportes que la gente se engancho, y el automovilismo no pensó en eso y en tratar de mantener encendida la pasión por lo nuestro. No se dieron cuenta que con la globalización el público tiene muchas opciones, con el agregado de cosas que no se cuidaron: En primer lugar creo que no se cuido bien al piloto. Nosotros venimos de una generación  donde existía el ídolo, la gente lo buscaba y  generaba fervor. Hoy no hay ídolos, hay chicos que van muy bien pero no son Traverso.

También tengo que acotar que los diferentes cambios reglamentarios que fueron llevando adelante las categorías, hicieron que los pilotos no pudiesen crecer más de lo que crecen. Al piloto hay que defenderlo no maltratarlo, y por ejemplo ponerle lastre a un auto es maltratarlo, que gane una clasificación y mandarlo a que largue doce es maltratarlo,  y esas decisiones hacen que no salgan ídolos. Nosotros sabíamos y entendíamos que había que ganarle a Traverso y no queríamos ninguna chicana para poder ganarle, lo queríamos hacer en pista. Otro de los temas es que los pilotos hoy no giran mucho y se hace difícil que puedan aprender más de lo que están aprendiendo. Hoy los mandan a girar a un simulador, no me jodan, que no es lo mismo. Yo acá en Nueve de Julio debo tener dos millones de vueltas porque no había restricciones, y en esa cantidad de giros yo me aprendía todos los secretos de la pista. Hoy llegan un sábado y giran rápidamente de manera oficial y se les complica porque tienen que descubrir todo en muy poco tiempo”.    

En un momento de la charla Maldonado también dio su punto de vista de lo sucedido entre Agustín Canapino y Néstor Girolami en Rafaela.

“Para mi la maniobra fue normal. En nuestra época de ese tipo había casi siempre y eran normales y es lógico que generen discusión. Siempre en una maniobra hay alguien  que pone un poquito más para terminar un sobrepaso y asume riesgos. También es verdad que se habló mucho porque era entre dos compañeros de equipo, que a su vez son rivales, que se quieren ganar entre sí. Es normal que haya disputa entre ellos”.

Por otra  parte Yoyo hizo referencia al manual de escusas que tiene el piloto y que es mucho más grande que el de otros deportistas: “Hoy es más difícil mentir (risas) porque hay mucha más tecnología que te marca todos los errores. Antes se podía mentir un poquito más, aunque uno siempre sabe que la vuelta perfecta no existe. La otra gran diferencia que noto es que hoy los pilotos dicen me equivoqué y piden perdón. En nuestra época era muy difícil eso, nos costaba y ni loco pedíamos perdón”.  

Al cierre de la charla Maldonado se refirió a su amor por Volkswagen. “Siempre estuve ligado a la marca y nunca pensé en irme a otra automotriz, porque la fábrica y la red de concesionarios eran mi protección. Nunca tuve que preocuparme por nada más que trabajar en el auto y ese fue un privilegio que tuve. Siempre estuvieron detrás de mi y me resolvían todo”. 

Compartir