No los dejen solos

No los dejen solos

Compartir

La gente de Río IV pone mucha dedicación para abrir su autódromo, pero sin ayuda se les va a complicar.

No hay dudas que en los últimos años el crecimiento del automovilismo argentino en materia de tecnologías y diferentes avances ha progresado enormemente, pero lamentablemente tenemos que decir, a fines del 2015, que hay autódromos que no pudieron ir de la mano de este crecimiento. Salvo los escenarios que se construyeron por los gobiernos provinciales en los últimos tiempos, los de la vieja guardia van quedando desactualizados y corriendo el riesgo de no contar con carreras en un futuro muy cercano.

El autódromo de Río IV, por nombrar el más reciente que visitamos, es uno de ellos y necesita de un fuerte apoyo municipal o provincial para seguir subsistiendo. Quienes están a cargo hoy merecen ser reconocidos por el enorme esfuerzo que realizan, por las ganas que le ponen, por la pasión que tienen por el automovilismo, porque ponen dinero de sus bolsillos y porque le quitan parte a su vida para dedicársela a un autódromo, pero lamentablemente con todo eso no alcanza.

Es sabido que nuestro país tiene necesidades para cubrir por parte de los gobiernos mucho más importantes que poner dinero en un escenario automovilístico, pero en muchas ocasiones no solo pasa por el dinero. El ingreso al autódromo del imperio cordobés es un desastre y está deteriorado desde hace años, y desde hace años que no se le hace nada. Para quienes vamos al circuito este problema lo padecemos solo el fin de semana, lamentablemente quienes viven a sus alrededores lo padecen a diario y es una total falta de respeto. Puede no haber dinero, pero una motoniveladora y un regador lo tiene cualquier municipio. Eso es falta de colaboración y desinterés que repercute lamentablemente en la imagen de la hermosa ciudad de Río IV.

El fin de semana una protesta de vecinos amago con cortar el ingreso al predio para solicitale al gobierno municipal una urgente reparación a ese camino vecinal. Típica y rápida salida, fue mandar una cuadrilla a tapar algunos pozos para evitar que los visitantes se lleven una mala imagen. La cuadrilla duro lo que puede durar un hielo al sol.

Río IV merece tener un autódromo óptimo para recibir a nuestro deporte, pero primero deberán tener un fuerte respaldo porque trabajando solos se les va a complicar. 

Compartir