Ogier está preocupado

Ogier está preocupado

Compartir

Sebastián Ogier quedó preocupado luego del Rally de Córcega debido a los problemas que tuvo en el Ford Fiesta WRC.

El francés, múltiple campeón del mundo, no quedó satisfecho con las prestaciones del auto a pesar del buen resultado final.

Cuando abandonó Meeke no pudo quedar en punta debido a un problema con la dirección hidaáulica y la cima de la carrera le quedó servida a Neuville.

Sobre el final un problema eléctrico le hizo perder tiempo y el segundo pusto a manos de Dani Sordo. En el Power Stage final, a pura muñeca, Ogier recuperó la posición de escolta de Neuville.

En el equipo M-Sport saben que tienen que trabajar en la confiabilidad pensando en Argentina.  En estas horas Ott Tanak está probando mejoras en Portugal.

“Definitivamente fue un fin de semana como una montaña rusa”, reflexionó Ogier. “Arriba y abajo todo el tiempo. Por suerte para nosotros, terminó con unos puntos realmente buenos, mejor de lo que esperaba, pero la fiabilidad nos decepcionó, lo que fue perjudicial para nuestro resultado. Eso fue decepcionante, sobre todo porque estaba preparado para una batalla muy bonita con Thierry”.

“Tuvimos la velocidad para luchar con él, pero hubo algunos problemas técnicos, no sólo en nuestro coche, sino también en los dos coches de nuestros compañeros de equipo. Eso es algo que el equipo tiene que trabajar muy duro, porque no queremos estar en esta situación estresante otra vez”, agregó preocupado.

Compartir