Para el Sportteam fue una pesadilla

El equipo Sportteam tuvo un fin de semana muy complejo. Sergio Polze, su responsable, se fue preocupado por el rendimiento que tuvieron en San Juan

En Top Race, el equipo Sportteam no está acostumbrado a tener malos resultados. Es más, para ellos no estar entre los diez mejores de una clasificación es una pésima tarea. Cuando eso ocurre, en escasas oportunidades, la estructura que lidera Sergio Polze lo manifiesta. Sus caras lo dicen todo. El sábado, luego de idas y vueltas con un sistema clasificatorio que no encuadraba, sus dos autos que habían ganado las primeras tres clasificaciones del año, dos con Agustín Canapino y una Martín Ponte, se quedaban sin la posibilidad de seguir siendo parte del segundo corte. La sorpresa fue grande.

El campeón de la categoría ya venía manifestando que su auto no estaba bien. Lo dijo en Concordia, pero después terminó siendo el ganador de la carrera. Muchos no le creyeron, aunque hay que dejar en claro que en esa fecha siete pilotos no pudieron desarrollar su estrategia por el ingreso del auto de seguridad.

En San Juan Canapino tampoco se sintió cómodo y los números, que mandan, no lo colocaban como uno de los favoritos. La otra oportunidad para el Team era Martín Ponte. El entrerriano necesitaba imperiosamente meterse entre los mejores para aprovechar el mal funcionamiento de su compañero y de esa manera achicar la enorme diferencia que le sacó en el torneo. No fue así. Ponte también clasificó mal.

Leer más: Hemos resucitado

Cuando llegó el domingo llegó el momento de las carreras y todo parecía que se podía llegar a  revertir. Lejos se estuvo de ese objetivo. En la primera carrera Agustín fue noveno y Ponte y Juan Bautista De Benedictis abandonaron. En la segunda, el de Necochea arribó octavo, el entrerriano 15 y el puntero del campeonato abandonó después de 21 carreras sin hacerlo. Finalizada la actividad, Sergio Polze se fue muy preocupado. El panorama que se le presentó fue inesperado. San Juan quedará guardado en el rincón de las carreras malas o de los fines de semanas complicados.

Leer más: Canapino abandonó tras 21 carreras

La próxima fecha será en el autódromo Oscar Cabalen de Córdoba y esa será la revancha para un estructura que quedó dolida. Hablar de una pesadilla parece algo grotesco, pero conociendo a un equipo que le gusta ganar siempre, que quieren ser los mejores permanentemente, que su objetivo es mantener el nivel y que siempre desean ser los referentes, para el Sportteam esta fecha fue una pesadilla.