“Pechito” y el deja vu de Schumacher

“Pechito” y el deja vu de Schumacher

Compartir

Una imagen de TV que apenas logra seguir la secuencia. Un camarógrafo sorprendido que intenta panear para encuadrar al auto que sale de la escena. Y el impacto final que impresiona por la violencia y el imprevisto. La cámara a bordo cierra la incompleta historia vista instantes antes en vivo, con la crudeza en primera persona. Y el temor que congela el momento.

Una acción que recuerda a otra similar, casi de manera coreográfica. El accidente de José María López trajo a la memoria aquel aparatoso despiste de Michael Schumacher, que le provocó la fractura de tibia y peroné de la pierna derecha, y lo dejó fuera de batalla en el campeonato de F1 de 1999. Ambos en el circuito inglés de Silverstone. El mismo lugar, distinto sitio.

“Pechito” se despistó en la curva Copse. El alemán, en Stowe. El prototipo de Toyota transitaba a 250 km/h al momento de salir espantado de la cinta asfáltica. La Ferrari F399 rozaba los 310 km/h al momento de frenar. El argentino tuvo pocas chances de reducir la velocidad sobre lo gris. Schumacher bloqueó varios metros -hasta salirse de la pista- con los neumáticos delanteros, luego de perder poder de frenado atrás por un fallo mecánico. Ambos se salieron con gran violencia, sobrevolando la cama de leca que ayudó levemente a disminuir la velocidad de los autos.

Los golpes fueron frontales. El Kaiser pegó a unos 175 km/h, lo que generó una desaceleración de unos 40 G. El actual tricampeón mundial de turismo soportó 28 G, aunque se desconoce la velocidad del impacto por el momento. Las diferencias más notorias estuvieron en las consecuencias. Además de las lesiones en su pierna, Schumacher perdió el conocimiento. Mientras que López siempre estuvo consciente dentro de su cockpit encapsulado.

Las medidas de seguridad del circuito evolucionaron en los últimos 18 años. La Ferrari de la leyenda alemana desapareció debajo de las pilas de neumáticos. Hasta el desprotegido casco del piloto se rompió al incrustarse en la barrera de gomas. En cambio, el Toyota TS050 Hybrid fue amortiguado por la malla de contención de caucho que recubre las pilas de neumáticos. López salió con fuerte dolores lumbares. Pero ya piensa en la recuperación para correr dentro de 15 días en las 6 Horas de Spa Francorchamps. Schumacher se perdió cuatro GPs y volvió en las últimas dos fechas del año para ayudar a Ferrari a ganar el Campeonato de Constructores de 1999.

Un momento escalofriante. Casi como un deja vu…

 


 

 

 

Compartir