POR EL VUELO NOCTURNO DE UN "TERO" NACÍA EL TC2000

POR EL VUELO NOCTURNO DE UN "TERO" NACÍA EL TC2000

Compartir

La organización corría por cuenta de la ACTC.

Tres sábados a la noche en el circuito nº 7 del autódromo de Bs. As.

Del 11 al 25 de febrero de 1978 se realizaba el primer torneo para pilotos “No ganadores” del TC.

La primera fecha, en duda por la intensa lluvia caíada por la tarde, la ganó un tal “Tony Pedré” con un Dodge. No era otro que quién con el correr de los años se consagraría como el primer Campeón de la marca, Antonio “Tony” Aventín.

La segunda convocatoria en el autódromo capitalino se llegaba en medio de otra turbulencia.

Los pilotos amenazaban con no correr si volvía a llover como el sábado anterior.

Nadie les dio “bola” y la carrera se hizo igual con la amenaza de lluvia que finalmente se concretó promediando la carrera.

Lo que ocurría erra que se corría con luces adicionales sobre las trompas aeridínamicas de los autos y solo había iluminación sobre la recta principal por lo tanto en la otra mitad del circuito se andaba en penumbras.

La competencia se corrió con 2 series a 15 vueltas y una final a 30, 24 autos fueron de la partida. En la clasificación el mejor tiempo fue para José Miguel “el Tero” Pontoriero con el Dodge 1,8. (Dodge 1500 con motor 1,8) a un promedio de 139 km 604m / hora.

La 1er. Serie la gano Oscar Aventin con la coupe Dodge, seguido por Viglianco, con la Chevy y el “Tero” Pontoriero con el Dodge 1500 – 1,8

La 2da. fue ganada por Alberto “El Mono” Beguerie, con el Falcon, 2do. Carlos Giustozzi con coupe Dodge y luego llegaba “Nito” Lizeviche , con la Chevy

Largada la final, la lucha estaba entre Oscar Aventin y Romel Viglianco, Pontoriero paso en la 1ra. vuelta 7mo. de a poco el “Tero” comienza a escalar posiciones hasta alcanzar a Begueri que era el 3ro. al superar al Falcon, comienzan a tirar juntos y descontar a la dupla puntera.

En un descuido de Aventin, Viglianco lo supera en la horquilla lo que permite a Pontoriero filtrarse y ser el nuevo 2do.

En las rectas le costaba al “milqui” pero en las curvas y la horquilla descontaba, tardo entre cinco y seis vueltas para pasar al Chevrolet de Viglianco, el lugar, nuevamente la horquilla, un lugar que Pontoriero hacia delicias, faltando ocho vueltas aparece la lluvia, y los neumáticos slick no son lo mejor para ese piso, nuevamente se le viene el Chevrolet, un rezagado hace el resto y Viglianco en el curvon toma la punta, faltaba una vuelta, Pontoriero hace lo imposible por seguirlo, parecía triunfo de Chevrolet, pero en la última curva pierde la Chevy y realiza un trompo, de esta manera lograba el triunfo José “Tero” Pontoriero, con el pequeño auto preparado por los Hnos. Bellavigna y los Hnos. Benavídez.

Muy merecido, hay que recordar que mientras Pontorierouso neumáticos lisos “Flitter”, los autos tradicionales usaban el clásico Michelin de calle.

El “Tero” Pontoriero recordaría en una nota que le hacíamos por los 60 años del TC sobre aquel hecho histórico que marcó el comienzo de una nueva época en el automovilismo argentino:

“La idea había nacido de Juan Carlos Benávidez con Angel Isoldi. Decidimos prepara un Dos litros que apenas llegaba a 1800 cm3. El asunto era usar un Dodge chico en el cual no creía ni la fábrica. Hicimos ensayos en el circuito 7 ; empezamos girando en 1m14 y terminamos haciendo 1m5 a fuerza de mucho trabajo.
En carrera veníamos primeros y nos quedamos sin batería porque no usábamos alternador, no teníamos experiencia y por eso no ganamos en el debut.
Lo hicimos en la segunda noche y en la tercera yendo en punta se salió la correa dentada.
La conclusión era una sola: el auto era muy competitivo.
En realidad el auto nos daba trabajo en el curvón, pero no bien agarraba la contra recta aceleraba.
Por lo del alternador en la parte opuesta apagaba la luz y me guiaba por el brillodel pasto mojado.
Así ganamos prendiendo únicamente la luz en la recta principal para que no nos desclasifiquen.”
El auto era tan simpático que causo furor y apoyo en el público que como siempre apoyaba al más débil.
Como se veía venir una revolución en el TC a corto plazo fue desafectado reglamentariamente.
A partir de esa noche y de ese magnífico triunfo de Pontoriero y el Dodge negro de los Benavídez empezó a idearse el TC2000.
De allí surgió la idea que finalmente Adrián Villegas, Juan María Traverso, Luis Di Palma, Osvaldo “Cocho” López y algunos más pusieron en práctica con el torneo presentación de 1979 que derivó en el histórico TC2000 que se inició oficialmente en 1980.
El ACA intentó hacer un campeonato de TC permitiendo los autos de 4 cilindros pero no tuvo mucha repercusión. Tan solo una carrera en el autódromo “Gral. San Martrín de Mendoza” donde Carlos Alberto Pairetti, con un auto similar al de Pontoriero, lograba lo que sería su último triunfo en su exitosa campaña deportivo.

Con esta historia comenzaba otra historia.

Pensar que aquel vuelo nocturno del “Tero”, generó lo que fue un año más tarde el TC2000.

Compartir