¿Por qué se exhibe un Torino en el Salón de París?

Entre tantos vehículos futuristas y todas las novedades, se asoma un Torino, el vehículo argentino que se luce en el Salón de París.

Un Salón de las características de París, o el de Francf ort, son ideales para conocer de cerca las tendencias de las terminales automotrices a nivel mundial, más ahra en la búsqueda de nuevas tecnologías energéticas y concepts que van más allá del automóvil. En este caso, en la capital francesa, entre tantas novedades se luce un vehículo argentino: el Torino.

El modelo emblemático de la industria nacional forma parte del recorrido que propone el Salón de París, que por estos días atrae las miradas del mundo del sector automotor. Pero, ¡por qué un Torino está allí en el Salón?

Leer además: Renault muestra en París EZ-Ultimo, el robot-vehículo

El modelo que se fabricó en la planta de Córdoba es parte de una muestra de muchas joyas mecánicas de otros tiempos de la industria mundial. La cupé Torino TS fue fabricada por IKA Renault, cuenta con un motor de 6 cilindros en línea, de 3,8 litros, que entregaba una potencia de 155 caballos de fuerza. El diseño de los embellecedores de las llantas de las ruedas no corresponde al que llevaba el modelo de 1972, como algunos otros detalles, como el color de la pintura.

El Torino se fabricó en la Argentina por Industrias Kaiser Argentina entre 1966 y 1975, mientras que luego continuó Renault Argentina entre 1975 y 1981. El diseño estaba basado sobre el modelo americano Rambler American, aunque la construcción fue íntegramente nacional.

En el ámbito deportivo, el Torino fue protagonista de una de las epopeyas más recordadas en el automovilismo argentino, con la “Misión Argentina” en las 84 Horas de Nurburgring de 1968, con tres vehículos y bajo la dirección deportiva de Juan Manuel Fangio y técnica de Oreste Berta. Los pilotos fueron Rubén Luis Di Palma, Carmelo Galbato y Oscar “Cacho” Fangio; Jorge Cupeiro, Gastón Perkins y Eduardo Rodríguez Canedo, y Eduardo Copello, Oscar “Cacho” Franco y Alberto “Larry” Rodríguez Larreta.

El pabellón se denomina "Rutas Míticas". El ejemplar pertenece a Renault Classic, la división de la marca francesa que se encarga de conservar el patrimonio vehicular de la marca del rombo.

Junto con el Torino también se exhiben Renault Etoile Filant, auto construido para lograr el récord de velocidad en los años 50, según indica el diario Clarín; un Rolls-Royce Silver Shadow (1981); preparado para correr el París-Dakar; y un Citroën-Maserati SM (1971), en la época en que la marca francesa era la propietaria del constructor italiano, entre otros.