¿Por qué se llama Potrero de los Funes?

Te contamos la singular historia del Valle de Potrero de los Funes, su creación como villa turística y la construcción del embalse que dio origen al lago.

Desde 2008 y antes incluso, se habla del circuito de Potrero de los Funes como uno de los más espectaculares del mundo, no solamente por sus características propias como pista de carreras, sino por su construcción, su amplitud y más que nada por su entorno natural con un dibujo original que rodea a un enorme lago. A casi 20 kilómetros de la ciudad de San Luis, este escenario semi permanente de grande carreras se ubica en medio de un poblado turístico cada vez más sofisticado y con un micro clima que atrae a visitantes de todo el país.
Se conoce mucho acerca de este sitio emblemático del turismo argentino, pero poco acerca de su historia, y los orígenes de su nombre. No obstante, algunos historiadores coinciden en reconocer como fundador de la Villa a Don Juan Esteban Funes quien, en los albores del Siglo XIX, se estableció junto a su esposa en aquel territorio donde verían nacer diez hijos.

El lugar se conocería en un principio bajo la denominación de Potrero Grande y ocuparía parte de lo que hoy es Estancia Grande, Las Chacras y Potrero. Allí Don Funes establecería su casa, la que funcionaría a la vez como escuela de servicios, hogar y chacra de abastecimiento para toda la vecindad. Sería esta actitud fundacional y solidaria la que le merecería a la familia precursora el honor de que la villa cambiara su nombre por el de Potrero de los Funes.

El Valle de Potrero de los Funes, San Luis

LA REPRESA DE POTRERO

El 9 de mayo de 1855 se sancionaba, en la Sala de Representantes, una ley por la que se aprobaba la construcción de una represa o dique en el paraje denominado Potrero de los Funes.

Antiguamente, aquel lugar había sido conocido como el “Potrero Grande” y formaba parte de las tierras de los Muños de Aldana. Doña Antonia contrajo matrimonio con el Capitán Baltasar de Miranda y fue hijo de ambos el Sargento Mayor Don Francisco de Miranda, quien contrajo matrimonio con Doña Clara Gómez. De este matrimonio nació Doña María Petrona Miranda, que contrajo matrimonio con Don Juan de Funes, de cuyos descendientes tomó nombre el actual Potrero.
 
 
EL DIQUE 

Construido en 1927, es uno de los diques más antiguos de la región. Se ubica a 19 km de la ciudad capital emplazándose en la cuenca del río Chorrillo sobre el río Potrero y naciendo de la unión de los arroyos Potrero, A solo 1.000 metros sobre el nivel del mar, en un valle de las Sierras de San Luis, posee una cuenca hidrológica de aporte tiene una superficie de 120 km², lo que conforma un espejo de agua con una superficie de 89.6 hectáreas. Los usos más destacados que se le atribuyen a las aguas de este dique son la regulación de crecidas, los consumos humano y ganadero, además del uso recreativo y de riego.

Bordeándolo, los miles de turistas y visitantes que llegan a él cada temporada, pueden encontrar diferentes opciones para disfrutar de un día de campo con servicios de excelencia y magníficos lugares donde distenderse. A sus orillas, han nacido complejos de hosterías, hoteles y propuestas gastronómicas.

En su costa sur de esta pieza hídrica conocida nacionalmente, se ubica el Hotel Internacional Potrero de Los Funes y en la margen sureste, el reconocido Parque Nativo. Además, lo circunda el Circuito Internacional Potrero de Los Funes, con un autódromo semipermanente de 6.250 metros de extensión habilitado para recibir a las distintas automovilismo mundial, como el Súper TC 2000, Turismo Carretera y Top Race, como así también la categoría internacional de FIA GT. Este fin de semana regresará el Súper TC 2000 junto con Fiat Competizione y Fórmula 2.0 por una fecha de su temporada 2018.

La capacidad del espejo de agua sobre su cota máxima es de 9,1 hm³ y la superficie total del valle es de 360 ha. Posee una profundidad de 33 metros y en sus aguas se puede practicar la pesca de carpas y pejerreyes. Además de los atractivos turísticos que el propio lago ofrece como deportes náuticos y pesca, en sus inmediaciones se encuentran otros atractivos naturales como el Salto de la Moneda, interesante cascada de agua entre un bosque en el que predominan los helechos. Este emblemático embalse patrimonio único de los sanluiseños, contiene un volumen de reserva de 6.8 hm³, lo que es aportado al total provincial que alcanza los 453 hm³.