Porsche descartó ingresar en la Fórmula 1

La marca alemana ha descartado la posibilidad ya que el Grupo Volkswagen se enfocará en los autos eléctricos y de hidrógeno.

El retorno de Porsche a la Fórmula 1 está totalmente descartado, aunque todavía no se haya hecho anuncio oficial. La marca alemana, dependiente del grupo Volkswagen, participó en los trabajos de la Comisión de Motores de F1, y era una posibilidad a explorar para el cambio de normativa de la F1 previsto inicialmente para 2021. Aunque las nuevas reglas todavía no están implementadas, la decisión es ya firme. "El momento para entrar en la F1 es el equivocado", señaló un portavoz de la marca a Auto Motor und Sport.

La decisión de Porsche era de esperar. En el fondo, los monopostos no están en su ADN. La marca sólo estuvo en F1 entre 1958 y 1964 en muchos casos, con equipos privados. Su debut en 1958 fue gracias a dos clientes que transformaron sus RSK en autos de una sola plaza, con el puesto de conducción central y carrocería completa como deportiva. Sus mayores éxitos llegaron con el motor TAG-Porsche, un encargo de Mansour Ojjeh, financiado por su empresa TAG para motorizar a McLaren, de la que era copropietario; el McLaren-Porsche fue campeón del mundo.

Las razones para el 'no', sin embargo, son otras y varias. El escándalo del Caso Volkswagen podría revivir con fuerza, por ejemplo, pero también la necesidad de fuertes inversiones en el desarrollo de autos eléctricos. La decisión va en consonancia con la negativa de VW de un retorno al Mundial de Rally de forma oficial, tras el espectacular debut del Golf R5 en el Rally de Catalunya, España. Sven Smets, director de competición de VW Motorsport, dijo claramente: una participación oficial sólo tendría sentido con autos eléctricos y señaló que el rally está perdiendo una oportunidad, añadiendo que "es tarde ya para los híbridos en rally".

Todavía veremos a Porsche, Audi, VW, Seat y Lamborghini en la competición, pero siempre de forma privada, en copas monomarca o, como mucho, de forma semioficial. Una cosa es aprovechar el negocio de las carreras-cliente y otra, la participación oficial en competición. Está claro que algo muy grande está cambiando.

En este sentido el Grupo apuesta por lo eléctrico. Es probable que VW volverá al Pikes Peak porque el programa aprobado era por dos años. Audi está en la Fórmula E y Seat está trabajando duramente en los E-Racer o el E TCR, las carreras de turismos eléctricos en las que podrían involucrase también VW y Audi, (las tres marcas corren actualmente en la categoría TCR).

Corren asimismo voces de que el grupo estaría interesado en competiciones para vehículos de hidrógeno y que contempla la posibilidad de volver a las 24 Horas de Le Mans en 2024 si es una opción dentro de la normativa. Las marcas piensan ahora a dos o tres años vista y está claro que el mercado va a cambiar y mucho en este lapso de tiempo.