Primeras imágenes de la nueva BMW X7 2019

Es la última versión del SUV de la marca alemana. Tendrá motores nafta y diesel y se espera su presentación en noviembre en el Salón de Los Angeles.

Se conocen los primeros detalles del nuevo BMW X7 de producción, después de que se hayan filtrado las primeras imágenes de su aspecto real. Su fabricación dará comienzo a finales del presente año, con lo que su presencia en alguna de las grandes muestras automovilísticas de los próximos meses es casi segura.

La llegada del BMW X7 de producción, que rivalizará entre otros con el nuevo Audi Q8, es una de las grandes noticias del año. De hecho, será antes de que finalice el año cuando su fabricación comience, tal y como han confirmado diversos medios internacionales. Por suerte, y gracias a unas imágenes filtradas por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil –INPI–, ya podemos saber cómo será.

A pesar de que las fotografías conocidas no van más allá de la patente del vehículo, se observa perfectamente en ellas que lo visto en su día con el BMW X7 iPerformance Concept no va a cambiar mucho. Eso sí, la línea estética del SUV se va a suavizar respecto a éste, algo habitual cuando del paso de un prototipo a la producción se refiere. Aún así, parecen mantener el diseño de la parrilla de grandes dimensiones y unos faros afilados tanto delante como detrás.

Las dimensiones del nuevo BMW X7 apuntan a un SUV que superará por poco los cinco metros de longitud, mientras que la distancia entre ejes se irá hasta los tres metros. Esto da una idea del amplio espacio interior que se espera tener, donde además podremos disponer de versiones de seis y siete plazas. También se sabe que el habitáculo será una referencia tecnológica, con la presencia del i-cockpit, o lo que es lo mismo, una instrumentación totalmente digital como la que luce el BMW Serie 8.

Nueva BMW X7

Motores nafta o diesel

Respecto de las opciones mecánicas que tendrán a disposición los clientes con el BMW X7, algunos de los motores serán los mismos que los de su hermano pequeño, el BMW X5, como son el seis cilindros de nafta y 340 caballos o los Diesel de 265 y 400 caballos. La 'joya de la corona' quedará reservada para el nuevo biturbo V8 de 4.4 litros, en este caso asociado a un cambio automático Steptronic por convertidor de par con ocho relaciones y tracción total xDrive.

Más adelante se vendrá el lanzamiento de una variante híbrida enchufable, una solución ya vista en otros modelos de la marca, así como una versión de corte más deportivo M Performance. Se especula con que haga su aparición pública en el Salón de Los Ángeles a finales de noviembre, porque no va a rivalizar en protagonismo con el BMW X5 en París en octubre.