Renault apuesta a la movilidad eléctrica en la región

En el Salón de San Pablo, Renault ratificó el rumbo eléctrico. En Brasil ya ofrece al público en general el Zoe y mostró el concept car Symbioz.

La movilidad eléctrica, cero emisiones, es lo que destaca a Renault en el Salón del Automóvil de San Pablo. Pionera y líder en comercialización de vehículos eléctricos en Europa, la marca ahora comienza a vender Zoe al público general en Brasil (hasta el momento sólo se vendía a empresas que adquirían flotas amigables con el medioambiente).

“El liderazgo de Renault en el mercado de vehículos eléctricos de Europa es el reflejo de haber sido pionero en movilidad eléctrica. En Brasil, también estamos en primer lugar de ventas de vehículos 100 % eléctricos con más de 150 vehículos vendidos. Ahora pasamos a ofrecer al público general la posibilidad de adquirir un auto cero emisiones. Para eso elegimos Zoe que es el modelo eléctrico más vendido en el mercado europeo”, explicó Luiz Fernando Pedrucci, Director de Renault para la región América.

La visión de Renault sobre la movilidad hacia 2030 también está presente en el Stand con el Renault Symbioz. “Para el futuro, no podemos pensar un auto, sin imaginar el ecosistema a nuestro alrededor. Renault Symbioz es un proyecto realmente único que nos permitió trabajar con urbanistas, diseñadores, ingenieros y arquitectos”, explicó Laurens van den Acker, Director de Diseño de Renault a nivel global.

Con una longitud de 4,70 m (para un ancho de 1,98 m y una altura de 1,35 m), el concept-car Renault Symbioz es una berlina polivalente y futurista cuyas dimensiones exteriores corresponden a las de un vehículo del segmento D. No obstante, su vasto espacio interior modulable es equiparable al de un vehículo del segmento E.
 
Su diseño exterior también es innovador. Se distingue claramente la parte alta, flotante y arquitectónica, de la parte baja, más sensual, robusta y elegante.
 
La parte alta, que responde por su forma a la arquitectura de una vivienda sin desnaturalizar la línea del vehículo, optimiza la luminosidad a bordo del habitáculo. El objetivo es viajar en un espacio fengshui luminoso con la sensación de una gran sala de estar, con un amplio contorno acristalado.

Gracias a su tratamiento de cristal, todas las superficies de «vidrio» (cristal o policarbonato) maximizan la transparencia y facilitan el paso y la difusión de la luz en el habitáculo. El diseño específico del techo, que parece suspendido sobre el habitáculo, limita las superficies de unión con estructuras metálicas en beneficio, una vez más, de la luminosidad. Este techo reposa sobre la estructura del vehículo gracias a un procedimiento de esmaltado de alta tecnología que garantiza la solidez y rigidez de la fijación, sin obstruir las superficies acristaladas.
El diseño de la parte baja se ajusta al ADN del estilo French Design de Renault: atractivo y cálido, con líneas fluidas y dinámicas.

Leer además: Symbioz, el concepto futurista de Renault

Su carrocería de fibra de carbono incorpora un doble tintado metalizado. Su tratamiento mate en la parte delantera sugiere autenticidad y serenidad. El tratamiento más satinado en la parte trasera aporta elegancia y refinamiento.

Tanto en la parte delantera como en la trasera, encontramos la firma luminosa de los faros en forma de C (C-Shape). Si bien ha sido ampliada, alargada y estilizada, dicha firma establece un vínculo identificativo entre este concept y la gama Renault actual. Las luces traseras muestran efectos visuales dinámicos gracias a pequeñas aletas luminosas que se despliegan en función de la intensidad de la frenada. La tercera luz de freno está integrada en suspensión en la arista del deflector aerodinámico que se encuentra en la prolongación del techo.

Sus efectos gráficos verticales se encuentran también bajo el paragolpes, con la luz antiniebla. Las llantas de Symbioz recuperan en su diseño el principio de los radios de las ruedas de bicicleta, evocando así aerodinamismo y ligereza. Cubiertas por neumáticos Michelin slimline de banda estrecha, estas llantas han sido desarrolladas de manera específica por el fabricante francés con la finalidad de maximizar la eficacia energética del vehículo.

Al igual que en el concept-car Trezor, los logotipos Renault situados en la parte delantera, la parte trasera y los laterales del vehículo se iluminan en modo autónomo. Como si de dos torres de control se tratara, los deflectores traseros de la carrocería incorporan sensores y cámaras que el sistema de conducción autónoma utiliza.