Schumacher ganó por primera vez en la F3 y “Pechito” López le entregó el trofeo

Mick, el hijo de Michael Schumacher, tuvo su debut triunfal en la F3 europea en Spa-Francorchamps, circuito donde su padre debutó y ganó por primera vez en la F1

Mick Schumacher, el hijo del siete veces campeón del mundo de F1 Michael, festejó por primera vez desde lo más alto del podio de la Fórmula 3 europea, hoy, en la tercera carrera de la quinta fecha del campeonato que se corrió en el circuito belga de Spa-Francorchamps, donde su padre debutó y logró su primera victoria en la Fórmula 1.

 

Mick, de 19 años, lleva un año y medio en la categoría y en el equipo más fuerte de la F3 europea: el Prema. Sin embargo, hasta aquí los números no iban a la par de la expectativa que había generado la irrupción del hijo del astro alemán. Aunque finalmente llegó el día. Y en un escenario especial, ya que en Spa Francorchamps su padre debutó con el equipo Jordan en 1991, y allí mismo anotó el primero de sus 91 triunfos en la F1 un año más tarde.

El joven Schumacher tuvo su fin de semana esperado. En la primera carrera terminó cuarto, había logrado la pole para la segunda competencia, pero un toque en el comienzo lo privó de pelear por la victoria; y brilló en el espectáculo final. En la cierre de la fecha, Mick largó quinto con una pista mojada, ganó un puesto en Eau Rouge, avanzó con agresividad y se tocó con Guanyu Zhou. La suerte estuvo de su lado ya que su compañero debió abandonar, mientras que su monoplaza no sufrió daños y siguió en carrera.

En la última parte de la carrera, Schumacher era el tercero del pelotón de punta junto a Robert Shwartzman y Marcus Armstrong, que peleaban en una baldosa por la victoria. Hasta que Schumacher sorprendió con dos maniobras que hicieron honor al apellido. Primero ejecutó una maniobra arriesgada y agresiva en pleno Eau Rouge, para dejar atrás Armstrong, y pocos metros más adelante en el frenaje para Les Combes se adueñó de la punta con otro movimiento preciso sobre Shwartzman.

A partir de allí, el hijo del máximo campeón de la historia de la F1 se dedicó a ampliar la ventaja y llegar a la bandera a cuadros antes que el resto. Un triunfo que suena fuerte en el mundo del automovilismo. Su campaña no venía siendo buena. En el 2017, apenas había logrado un tercer puesto en Monza y acabó 12° en el certamen. Este año había logrado el mismo resultado en Hungría y Zandvoort, y estaba 9° en el campeonato siendo el peor piloto de su equipo. Con los resultados de este fin de semana, ascendió al 8° puesto, a 53 puntos del líder, y ya no es el piloto más lejano del Prema en la tabla.

Podio completo para el poderoso equipo Prema en Spa. Victoria para un Schumacher otra vez. Una ceremonia con himno, champán y un trofeo que, para la anécdota argentina, llegó a las manos del ganador entregado por José María “Pechito” López.