¿Se retira el “Gurí”?

¿Se retira el “Gurí”?

Compartir

Al campeón del TC le ronda por la cabeza la idea de abandonar el automovilismo este año, incluso a mitad de temporada, y hasta le ofreció un precontrato a Mariano Werner para que sea el sucesor en su equipo.

Pudo haber sido en 2012 cuando a principio de año anticipó que sería su última temporada en el automovilismo, pero un poco por la pasión y otro tanto por el incesante interés de los sponsors de continuar respaldando a uno de los máximos ídolos de las pistas argentinas, movilizaron a Omar “Gurí” Martínez a continuar arriba de su Ford de TC. Cuatro años más tarde, las cosas cambiaron. Hasta su palmarés se engrosó con la yapa de un título impensado por la realidad de sus últimos campeonatos. Con el broche de oro de lucir el “1” en su Falcon amarillo, ahora el piloto entrerriano de 50 años considera que es un momento oportuno para ponerle punto final a su campaña, incluso antes de fin de año.

“Agustín (hijo del “Gurí) está andando bien en karting y él ya quiere acompañarlo más de cerca”, cuentan quienes lo conocen. Pero las bondades de un título de TC, y más para un ídolo de su talla, no son fáciles de despreciar para alguien que vive del deporte. “No le entran más publicidades en el auto”, agregan. Los dos argumentos más fuertes de cada lado de la balanza. Un debate interno que un día lo pone con un pie afuera y al día siguiente lo impulsa a volver a poner el pie adentro.

La semana pasada fue crucial. La difícil actualidad de Mariano Werner en el TC dejó al descubierto las intenciones de Martínez. El campeón le ofreció a su “discípulo” desde sumarse ya a su equipo, hasta ser su reemplazante a mitad de este año si se retirase. Sí… Le manifestó a Werner que analiza bajarse en el medio del campeonato. Hasta le ofreció un precontrato para que sea el piloto de su equipo de TC. Aunque es tan fuerte la pelea interna del “Gurí”, que él mismo se echó para atrás con su propuesta al día siguiente. Pero la intención de firmar un preacuerdo sigue firme para el 2017.

La relación entre los dos entrerrianos es muy buena. Martínez pretende que Werner sea su sucesor para darle continuidad a su empresa. Y mientras decide su futuro, le puso a disposición a su vecino la asistencia técnica de su ingeniero Federico Raffo a partir de este fin de semana, en Neuquén. Además, lo asesoró con los motores para que Marcelo “Machete” Esteban descubriera los motivos de las roturas en Viedma. No hay celos, ni secretos de rivalidad. Le abrió las puertas de su taller para que Werner lleve su auto, junto a un puñado de mecánicos, para salir del mal momento.

El ídolo de Ford prepara el terreno para la despedida. Su incursión en el Turismo Nacional siente que lo desgastará rápidamente, y en la intimidad se arrepiente de haber aceptado el desafío. Serán claves los resultados deportivos de la primera mitad del campeonato del TC. Si mantiene el potencial que lo llevó a conquistar su segunda corona, seguramente volverá a pelear por el título. Eso lo motivaría a seguir en las pistas hasta fin de año. La alternativa de colgar los guantes antes del comienzo de la Copa de Oro sería más remota, aunque da vueltas en su cabeza. Lo que cada vez parece más concreto es que ya no se lo verá al último gran ídolo de Ford en las pistas en 2017.   

Compartir