Compartir

El “Pato” suma una nueva experiencia a su currículum desde 2016 donde hará otra categoría además del TC. En esta nota habla también del Súper TC2000, el TC y el Dakar 2016. Un Silva todo terreno.

La última vez que hablamos dijiste que solo querías hacer una categoría para dedicarte más a la familia. ¿Qué cambió para que hagas dos?
-Cambió la motivación. Cambió el volver a disfrutar del automovilismo. El 2011 fue uno de mis años más duros por lo de Guido (Falaschi), un mes antes había fallecido mi padre, no me venían saliendo bien las cosas. Y a partir de eso pensaba cada vez menos en correr y cada vez más en disfrutar de la familia. No estaba disfrutando de lo que hacía. A partir de ahí hubo como un renacer, un volver a disfrutar del automovilismo, de que empezaran a darse los resultados, de ganar.  Y cuando uno disfruta lo que hace surgen otras cosas, y pensé en por qué no hacer más cosas. Fue a principios de este año, que me sentía tan bien y cómodo que dije “¿Por qué no hacer otra categoría?”. Comencé a abrir el panorama y dar a conocer esa iniciativa, y cuando lo hice comenzaron a haber propuestas. Y apareció esto, una categoría en la que nunca había corrido habiendo participado en todo lo que había en el país, así que me pareció un lindo desafío profesional a esta altura de mi carrera, la igual que ser piloto oficial (será compañero de Matías Rossi en Citroen), que te da un prestigio extra.
 

¿Con esto le cerrás la puerta al Súper TC2000?
-No. Claramente en 2016 no lo haría, pero no lo descarto para 2017. Hoy hago solo dos categorías, pero en un futuro no lo se. Hoy por hoy privilegio a mi familia, ver crecer a mis hijos, no perderme más cumpleaños y esas cosas que después no vuelven. Ya he corrido tres categorías todos los fines de semana del año, hoy no podría estar al 100x100 para hacerlas tampoco. Igual no le cierro las puertas al Súper TC2000. Es una categoría excelente y bienvenido sea poder estar en un futuro. Hoy disfruto del TC y quiero disfrutar del TN.


Nombraste el TC y hay un reverdecer de los “viejitos piolas” como Ortelli o el Gurí. ¿Puede ser también tu momento?
-Sin lugar a dudas. He vuelvo a ser competitivo en TC, en 2014 fui el mejor Ford, el anterior estuve entre los dos mejores ganando carreras en ambas temporadas, he vuelto a ganar este año pese a que no tuve regularidad para estar en el play off. Lamentablemente no me salieron las cosas, pero me siento firme, con ganas y competitivo, y es lo primero que se necesita para decir “este es mi momento”. Bienvenido sea el momento que viven Guille o el Gurí. Hubo un momento donde hubo una invasión de pilotos jóvenes que nos agarró medio cabizbajos y prácticamente no éramos competitivos, y bienvenido sea porque es bueno para el automovilismo y para la gente que lo disfruta.


Hablás de ser competitivo y muestra de eso es que venís de ser campeón en el Rally Cros Country, tu antesala del Dakar. ¿Cómo viene la preparación?
-En lo personal y en lo físico, excelente. Viene un poco complicado el armado del auto. Lamentablemente tuvimos 11 meses y medio, y llegar a último momento no es bueno para afrontar una competencia tan exigente y dura como el Dakar. Ahora hay que ponerle el pecho, esperar que salga lo mejor y terminar lo antes posible el auto para poder afrontar esta competencia tan especial de la mejor manera con la expectativa de todos los años. El deseo es de llegar con la mayor cantidad de pruebas posibles para que lo puedas disfrutar y no sea un sufrimiento.


¿Qué mejoras tiene el Prototipo Colcar respecto del año pasado?
-Son el día y la noche. Tiene adelantos técnicos muy buenos que nos puede dar la posibilidad de estar mucho mejor que la última edición. Mejor distribución de peso, un auto más liviano, muy similar a un auto europeo. A partir de ahí todo lo que tiene son mejoras respecto al anterior. 


¿Con estas novedades y el nuevo recorrido, más argentino, qué expectativas tenés?
-Obviamente nos viene mejor a los equipos y pilotos argentinos tratar de aprovecharlo, porque no se da siempre tener la largada y la llegada en nuestro país. Muchos de los caminos ya los conocemos de haber competido en el campeonato argentino de Cross Country, así que la idea tratar de aprovechar esa situación y poder ir manejando la carrera día a día sin desgastar el auto y tener una buena herramienta en el final.


El año pasado venías muy bien y tuviste que abandonar. ¿Esta es tu revancha?
-Siempre es una revancha, porque entre carrera y carrera se esperan 11 meses y medio para poder volver a competir. Soy consciente de que tengo que empezar con mucha precaución teniendo en cuenta como fue el último. Cuesta tanto llegar con una buena preparación y quedarte con las manos vacías al sexto día como me pasó en la última edición, y con un accidente tan grande, que me baja el ímpetu para arrancar en 2016. Será con cautela y yendo de menos a más para poder estar en los tres últimos días, obviamente entendiendo que es una carrera difícil y que estas expuesto a poder equivocarte como me pasó este año.

Compartir