Top Race suma variantes

Top Race suma variantes

Compartir

Top Race empezó un año de renovación con nuevo formato, nueva largada, nuevo neumático y ahora agrega el reabastecimiento.

Top Race aplicó sus cambios más importantes en el formato de campeonato y carreras en las últimas temporadas. En 2017 (que empezó la fecha pasada) enfrentará el gran desafío de reposicionar a la categoría con un sistema de competencias que vuelva a tener atractivos y que aplique las tácticas en cada equipo y piloto para llegar a la victoria. Las carreras largas, con variables en el consumo de gomas y en especial en el de combustible ya se ensayaron desde 2015. En algunos casos y al principio, tuvieron éxito, en otros no tanto. Ahora, con nuevos tanques de nafta que serán más chicos, con una Final que llegará a los 50 minutos y con bidones de recarga de 25 litros, todos los autos deberán parar a cargar combustible para llegar al final de manera ineludible, por lo que las alternativas que se abren son muy diversas. Y ese abanico de posibilidades que tendrá cada equipo para resolver su propia estrategia es lo que dará el condimento esencial a las carreras que promete Top Race en 2017. Es otro acierto volver al esquema y mejor organizado para que no haya suspicacias, ni aprovechamiento de grises reglamentarios.  

En definitiva, en la fecha inicial de Paraná Top Race presentó muchos cambios en su formato respecto de anteriores temporadas:  aplicó el sistema de largada con partida detenida, consolidó la idea de carreras más largas, volvió al campeonato lineal y sin instancias de clasificación y eliminación, y una escala de puntos acotada a solamente los diez primeros de cada Final. Ahora tendrá una alternativa que puede ser fundamental en el desarrollo de las carreras y por ende del campeonato: estrenar los nuevos tanques de combustible que tendrán 51 litros (30 menos que los que tenían). Esto implica que en carreras como el caso de la de este fin de semana en Río Cuarto los equipos estarán obligados a detener sus autos en boxes para una carga por lo menos. Esa carga será fundamental para el resto de la carrera y pondrá foco también en el trabajo que haga el equipo al llenar el tanque de la manera más prolija y rápida.

En este tema es clave la imposibilidad de reabastecer con el Auto de Seguridad en pista lo que permite múltiples planteos desde los equipos en función del consumo y la cantidad de vueltas de carrera.

La categoría apuesta al cambio y está cumpliendo con las ideas que pensó para esta temporada. Todas las variantes apuntan a mejorar el espectáculo y hacerlo más entretenido en la pista y en su exposición en pantalla. También lo será para equipos y pilotos, que al fin y al cabo son la esencia de las carreras de autos.

 

Compartir