Una peña para poder correr... como en los viejos tiempos

La peña "El Principe" en Mataderos una tradición que todavía se mantiene vigente en el automovilismo

Daniel Difalcis logóo en la pasada fecha de Termas de Rio Hondo su primera victoria como piloto titular, no solamente en la Fiat Competizione, sino a nivel nacional.

El "Principe" de Mataderos, uno de los pilotos más queridos del ambiente, corre desde hace muchos años ya que tuvo la posibulidad de hacerlo en el TC, TC2000 y el TN.

También corrió hace algunas temporadas en el Turismo mejorado histórico donde ganó varias carreras y fue protagonista del torneo.

difalcis

Junto a Gonzalo Fernández en las competencias de pilotos invitados habían ganado en Bs. As. y La Pampa, pero sin dudas la victoria más esperada llegó en Santiago del Estero.

Difalcis desde sus comienzos en el automovilismo siempre tuvo que remarla y la única manera de poder plasmar esta pasión fue con las clásicas peñas que se hacían en aquellos tiempos para  juntar fondos y poder correr.

Con los años esa tradicion fierrera se fue perdiendo, los s´ponsors se hicieron más que imprescindibles y los tiempos fueron cambiando.

Pero el representante de la República de Mataderos nunca perdió la fe y luego de muchos años de ianctividad reapareció con todo cuando se formó esta categoría monomarca y merced a su grupo inalterable de amigos refundó la "Peña de mataderos", luego bautizada "El principe" por su apodo.

Los miércoles previo a cada carrera en el quincho de su taller se reúnen dcenas de amigos, pilotos, periodistas e invitados que además de pasar una excelente jornada gastronomica, se divierten, hablan de automovilismo y además colaboran con el piloto con los sorteos que se realizan, aportando distintos productos que luego en el final de la velada se sortean entre los presentes.

difalcis

La jornada de ayer fue especial ya que el recinto quedó chico por la gran catidad de amigos y compañeros de pista que fueron a rendirle tributo,  a un luchador, que con mucho sacrificio por fin se dio el gran gusto de ganar.