Bellavigna, y el reencuentro con la mítica Garrafa de TC

Tras el fallecimiento de Aldo Bellavigna, recordamos el reencuentro con la Garrafa, su mítico auto que impactó en el Turismo Carretera. Mirá el video.

El mundo del automovilismo despidió al prestigioso preparador Aldo Bellavigna, tal como consignó Carburando. El responsable de vehículos que marcaron la historia del deporte motor en la Argentina armó uno de los iconos de la historia del Turismo Carretera: la “Garrafa”.

Repasamos una nota de Carburando, en la que se produjo uno de los tantos reencuentros entre Bellavigna y la Garrafa, que se había destruido en el recordado accidente de Juan Manuel Bordeu en Córdoba, en 1969 y que Jorge Parodi lo restauró.

 


“Nosotros tuvimos el auto de Froilan durante 3 años. Se puso viejo. Tuvo mucho éxito, pero con el nuevo reglamento ya no quedaba competitivo. Le dije a Froilán González que el Chevitú no iba más. Por eso con mi hermano compramos un chasis Kaiser Bergantin y lo transformamos en la Garrafa. Y lo manejó Andrea Vianini”, destacó Bellavigna en esa nota.

Leer además: Se fue un grande: Aldo Bellavigna

La Garrafa debutó con triunfo, el 16 de julio de 1967, venció a los Torino. Y la otra victoria fue en Alta Gracia, Córdoba. “Se inauguró el Cabalén. Con todo el despliegue en Santa Isabel. Estaba Berta con todo su equipo. Había pocos Ford y Chevrolet y todos Torino. Y en la final ganó Vianini. Fue un gran golpe”, recordó.

Sobre el accidente de Bordeu, también comentó: “Luego lo corrió la corrió Bordeu. Tuvo un accidente en plena recta por el desbande de una goma. Para mí la goma tenía mucho dibujo, no me gustaba. Los autos pasaban los 260 km/h. Tras ese golpe, ya no convenía restaurarlo, porque la categoría cambiaba. El auto quedó archivado durante 20 años, hasta que Jorge lo rearmó”.