BMW aseguró que el MotoGP no vale la pena

La marca alemana volvió de manera oficial al Mundial de Superbike y pretende hacerse más fuerte, pero en el MotoGP no desembarcará.

El CEO de BMW Motorrad, Markus Schramm, fue claro en una entrevista de Motosport, creyeron que la marca debía estar en el Mundial de Superbike porque su esencia son las competiciones pero el MotoGP no es una opción.  

Schramm aseguró: "No me pregunté si debíamos volver a entrar al Mundial de Superbike. Estaba absolutamente claro, porque la competición está en el ADN de BMW. Por eso también debíamos estar representados".

"Un punto importante es que venimos de las carreras cliente. La temporada pasada, 120 pilotos clientes participaron en 25 campeonatos y lograron 250 podios, 90 victorias y nueve campeonatos. Esto es fundamental para BMW", continuó.

"En el Mundial de Superbike hay sinergias técnicas más fuertes que en MotoGP. Creo que el efecto extra en la marca es marginal en MotoGP. No se justificaría el esfuerzo que tendríamos que hacer", remarcó.

En 2020, Eugene Laverty se unirá a BMW para acomáñar a Tom Sykes y sustituir a Markus Reiterberger. La marca terminó cuarta en el campeonato de constructores de 2019.