Celebremos que el automovilismo ya arrancó su año

El TC inicia su temporada 2019 en Viedma ante un panorama difícil para todo el automovilismo argentino. A pesar de las dificultades hay que arrancar...

Cada inicio de temporada es un desafío diferente para el automovilismo y en algunos años se hace muy duro empezar. Como en este 2019, por ejemplo. Tras un 2018 que se fue poniendo cada vez más difícil desde lo económico, el arranque de este calendario para el automovilismo argentino no iba a ser fácil.
La inflación, los altos costos, la cantidad de categorías, los controles de la AFIP, y los gobiernos provinciales que no tiene dinero de sobra para hacer dos o tres carreras por año en sus autódromos son, entre otros, los motivos principales de preocupación para pilotos, equipos, patrocinantes y categorías.
Además al tratarse de un año electoral las provincias y los desdoblamientos de las elecciones, junto con las PASO, suponen una dificultad más en la planificación y los calendarios. Los altos costos de una carrera en las principales categorías se hacen imposibles de afrontar en muchos casos, como por ejemplo pasó con la fecha de Olavarría del TC en los últimos días.
Las perspectivas no son las mejores, todos lo sabemos. Muchos pilotos están al límite con el presupuesto y han llegado o llegarán con lo justo a sus primeros compromisos. No es un tema sólo del TC o del Súper TC2000, el problema lo tiene que afrontar todo el automovilismo nacional. 
Si bien hay excepciones, por ejemplo el Turismo Pista que mantuvo en 2018 su nivel en el parque de autos, casi todas las categorías este año tendrán que trabajar mucho para sostenerse y poder terminar de manera decorosa.
Pero no todas son malas, veamos lo bueno en lo que va de este 2019 para poder tener un panorama equilibrado.
La actuación de Agustín Canapino en la carrera de las 24 horas de Daytona a finales de enero con un auto del equipo del argentino Ricardo Juncos fue muy importante para mantener las expectativas en el ambiente, en un mes que habitualmente es una siesta, sin novedades, ni movimiento. La actuación del campeón de nuestro automovilismo fue extraordinaria y fue un estímulo necesario para empezar la actividad en un año que se presenta duro.
La otra buena noticia de pretemporada en 2019 ha sido la confirmación y puesta en marcha de los primeros motores franceses, de 2 litros, turbo, de la empresa Oreca que serán los impulsores que tendrá el renovado Súper TC2000. En abril empezará el nuevo campeonato, con el gran desafío de la llegada de la marca Honda oficial y el regreso de Fiat en reemplazo de Peugeot para sumar otra terminal junto con las que ya compiten.
El tercero acontecimiento positivo y de gran impulso para esta época del año es el inicio del TC en Viedma. 
Más allá de la discusión acerca de la baja cantidad de pilotos inscriptos para el arranque, hay que recordar que casi siempre en el inicio los números no ayudan. Pasó siempre. No es de ahora, aunque se note un poco más. Si bien hubo 57 autos en la primera fecha de 2010 por ejemplo, no hay que perder de vista lo que históricamente fue cada inicio de temporada. 
En lo personal no olvido aquellas tardes interminables de verano en las verificaciones de los autos el sábado antes de la carrera inicial de campeonato en el ciruito de ruta de Santa Teresita, por ejemplo. Pocos autos, autos blancos sin publicidades, y la incertidumbre de cómo seguiría la temporada. Ahora es casi lo mismo. Digo casi, porque es obvio que son otros los valores, otra la categoría, otra la competencia, está la televisión, han aparecido las redes sociales, y a la gente le cuesta cada vez mas ir a una carrera.
Celebremos que este fin de semana empieza la actividad. Es importante que se arranque. Será un año particularmente difícil, y enredado. Que el TC ya esté en carrera anima al ambiente y que ya se sepan las fechas y lugares de inicio de Súper TC2000, TC2000, Fórmula 2.0, Top Race, Rally y Turismo Pista o TN son buenos síntomas.
Hubo épocas peores. Momentos en que nadie quería arrancar y estábamos en marzo...  
La importancia de esta fecha, es que revive al automovilismo argentino y ojalá sea el inicio de una buena temporada. Con viento en contra, con nubarrones, pero como siempre decía el inoxidable Cacho González Rouco: 'con el automovilismo siempre adelante'.
Es saludable que empiece el automovilismo de cada domingo. Es un aliciente que el TC ya tenga su ruido propio en Viedma.  Ya vendrán tiempos mejores para seguir creciendo.