Corte Masivo

Un polemico“strike” de Jorge Lorenzo en el circuito de Catalunya dejó fuera de combate a Andrea Dovizioso, Maverick Viñales y Valentino Rossi.

Un verdadero apagón. El comienzo de temporada del balear Jorge Lorenzo - Repsol Honda – a las claras no ha sido bueno. Lo que parecía un fin de semana de resurrección donde el ex campeón mundial lograba codearse con los de elite en la Q2 y protagonizaba una buena largada en el Gran Premio de Catalunya solo fue un espejismo. Su caída en la Curva 10 del trazado catalán de Montmeló fue el epicentro de la derribada más polémica del año.

La entrada forzada de Lorenzo en el curvón provocó el atropello de Andrea Dovizioso-Ducati- y su moto se llevó por delante a Viñales –Yamaha-, que provocó un efecto domino desequilibrando a su compañero Valentino Rossi obligando al abandono de todos los involucrados.

El accidente dejó el camino despejado a Marc Márquez para llevarse una nueva victoria. Tras el suceso Lorenzo declaró: “Me sabe mal por ellos (Dovizioso, Rossi y Viñales) porque les he fastidiado el trabajo de todo el fin de semana". "Me hubiera gustado caerme solo yo". "Pero el perdón no sirve de nada”. 

La barrida que dejó por el suelo a los mayores exponentes de la categoría no fue intencional. Sin embargo, ha sido funcional a las aspiraciones del team Repsol Honda ya que Marc Márquez ha ampliado su ventaja en el campeonato a 37 puntos.