Crisafulli deja la Yamaha para subirse a una Kawasaki ZX 10R

El bahiense quiere pelear por la corona en su divisional, aunque podría correr dentro de Stock Bike 1000.

Gerardo Crisafulli espera por el comienzo de la temporada del Superbike Argentino, la cual no pudo iniciarse por la pandemia del coronavirus. El actual subcampeón de Stock Bike Open tiene como objetivo ir por la corona en su divisional y para eso el Van Keulen Racing le está alistando una Kawasaki ZX 10R modelo 2017.

“Desde el punto de vista deportivo, estoy con muchas ansias. Finalicé subcampeón el 2019 y esta temporada iba con la meta fija en conseguir el título en la categoría. El año pasado con la Yamaha R1 penalizaba mucho por varios factores, entre ellos la limitación en potencia por parte del motor y la carencia de electrónica. Eso me restringía a la hora de acelerar, no me animaba por miedo al derrape, lo cual fue un inconveniente”, manifestó Crisafulli en primera instancia.

En torno a la nueva adquisición, el oriundo de Bahía Blanca remarcó las bondades del impulsor del producto de la fábrica de Kobe. “Aún no está banqueada, pero disponemos de 200 caballos contra los 180 que brindaba la Yamaha. Además, si sumamos la electrónica es un cambio favorable”, explicó.

Por su parte, “Willy” comentó que continúa realizando una intensa preparación física. “Sigo entrenando a full, bajé de peso con una dieta que me proporciona una nutricionista y el combo de 28 kilos menos y 20 caballos más de potencia tiene que marcar diferencia”, afirmó.

Y en la misma línea, agregó: “Lo que me falta es pista, estamos parados desde el 8 de marzo, cuando realizamos los entrenamientos en el Gálvez. Los primeros fueron a principio de febrero en Concordia y finalizando ese mes fue el turno de El Villicum”.

Con respecto a las pruebas consumadas en pretemporada, el hombre de la escuadra de Roberto Van Keulen hizo un balance de su performance. “A nivel personal, los entrenamientos tuvieron resultados progresivos. Los tiempos fueron mejorando notablemente en comparación a los obtenidos en los mismos circuitos y utilizando la moto anterior”, analizó.

En el final, Crisafulli aseguró que está a la espera de saber si tendrá que pegar el salto a Stock Bike 1000. “En el caso de que se modifique el cronograma de competencia, tendré que subir al Stock 1000 con lo que eso significa, competir con los más picantes del mercado. Lo encararías sin expectativa de conseguir el campeonato, pero con la motivación de correr al lado de ellos. Estoy esperando la definición de ese punto, aunque sigo entrenando regularmente para llegar en forma”, cerró.