¿Disfrutar de una muestra arte desde el interior de un auto?

Una muestra multimedia de Van Gogh se readaptó en Toronto, Canadá, para ajustarse a las nuevas medidas de seguridad que requiere el coronavirus.

Los tiempos han cambiado con la nueva normalidad y las restricciones obligadas por la pandemia. Y afecta desde todos los ángulos, como también en las muestras de arte. Uno de los autorretratos de Van Gogh al que se agregó una mascarilla nos da la pista: visitar una exposición no será igual, al menos por este momento. En la nueva normalidad una galería de Toronto, Canadá, ha llevado una espectacular muestra inmersiva del artista impresionista a un sitio especial para que los visitantes puedan verla sin salir de sus vehículos.

De por sí espectacular, la tecnología digital logra que los cuadros de Van Gogh cobren vida, como ya se vio en Sevilla, Madrid y Barcelona. Imágenes y sonidos rodean a los visitantes permitiendo descubrir detalles nunca vistos de los cuadros y, además, favoreciendo una inmersión total en el arte del maestro holandés.

Gogh by car

La exposición Inmersive van Gogh Exhibit, programada antes de la expansión de la pandemia y las nuevas medidas de seguridad impuestas por gobiernos y otros organismos en Toronto, tuvo que ser reformulada.

La muestra se pudo experimentar desde dentro de los vehículos entre el 18 y el 28 de junio. A partir de julio espera poder recibir a los visitantes de forma convencional.

Cuando abrió sus puertas, el pasado 18 de junio, recibió a sus visitantes en auto. Y será literalmente así, ya que después de conducir hasta el espacio de exhibición de la antigua imprenta del diario Toronto Star en Yonge Street, no hace falta salir del vehículo para disfrutar de la muestra.

Con más de 4.000 m2, la sala podrá recibir a unos 14 autos por franja horaria, según informa Now Toronto. Estacionados y con los motores apagados, se puede disfrutar de un espectáculo de 35 minutos en lo que supone “una experiencia integral de are, luz, sonido, movimiento e imaginación que evoca la conciencia emocional y caótica de uno de los mejores artistas de todos los tiempos”, explica la organización. Algo así como estar flotando entre las pinturas de Van Gogh.

La muestra recorre diferentes periodos de la trayectoria del artista e incluye obras como Los Girasoles (1888), La noche estrellada (1889) y diferentes autorretratos.

Arte de Van Gogh desde un auto

Ingenio frente a la Covid-19

El espectáculo, abierto a vehículos, se presenta como “la primera exposición de arte digital en formato autocine”. Las entradas ya están agotadas.

A partir del 28 de junio, la exposición se abrió al público de forma convencional; es decir, caminando. La dinámica de la pandemia en todo el mundo así lo requiere por ahora. Por el precio de 68 dólares por vehículo (44,5 euros) se entregará también una entrada para volver al espectáculo una vez se reabra al público general y que estará abierta hasta el próximo mes de septiembre.

Según explicaron los responsables de la muestra en Toronto, que procede directamente del Atéliers des Lumiéres de París, el cese de operaciones en todo el sector del arte y la puesta en peligro de cientos de empleos motivaron a la galería a buscar una fórmula alternativa que permitiese abrir las puertas con seguridad. Mantener las citas culturales en plena pandemia, reconocieron, “es un desafío increíble”.

En su formato original, la muestra debutó en París en 2019 y ha cosechado más de 2 millones de visitantes en diferentes réplicas en todo el mundo.

El director creativo Massimiliano Siccardi y el compositor Luca Longobardi, con estudios en Italia y Alemania, son los responsables de la adaptación, en colaboración con contratistas, diseñadores y técnicos canadienses, de la adaptación de Immersive van Gogh en Toronto.