El automovilismo mundial se pone en marcha

Entre las últimas y próximas semanas, las principales categorías del mundo terminarán de volver a las pistas, luego del parate por la pandemia.

Las principales categorías del mundo y los países con mayor tradición en el automovilismo, en su mayoría, ya volvieron a las pistas. El pasado fin de semana, en Inglaterra y Alemania, se pusieron en marcha sus series más importantes, también Italia y Estados Unidos tuvieron actividad intensa y varios campeonatos continentales y mundiales se sumarán, desde hoy (arranca la Fórmula E), a la inercia de la F1 que ya acumula cuatro fechas desde su arranque en Austria.

Al mismo tiempo que la F1 corría en Silverstone, en Inglaterra, el BTCC (Campeonato británico de Turismo) ponía en marcha, el pasado fin de semana, en Donington, su campeonato de nueve fechas que finalizará a mediados de noviembre, y volverá a correr este sábado y domingo en Brands Hatch. Y en simultáneo, el British GT (GT británico) abría el fuego en Oulton Park.

Después del intento fallido de arrancar en Norisring el mes pasado, el DTM (Master de Turismo alemán) inauguró su calendario, el último fin de semana, en Spa Francorchamps. También en Alemania, el ADAC GT Masters comenzó junto a la F4 alemana y el TCR teutón, en Lausitzring. La base aérea de Tempelhof, en Berlín, será desde hoy la sede de la Fórmula E para un final relámpago del certamen, con seis carreras en nueve días y tres configuraciones de pistas distintas, para consagrar al campeón de la temporada 2019/20.

El próximo fin de semana, el GT World Challenge Europa correrá su segunda fecha en Misano, luego de su apertura hace 10 días en Imola, y el GT World Challenge América tendrán su acción en Sonoma (Estados Unidos), respectivamente. Al mismo tiempo, en Spa Francorchamps, volverá a correr la European Le Mans Series luego de su apertura del campeonato hace menos de tres semana en Paul Ricard, Francia. También en el fantástico circuito belga, una semana después, el WEC (Mundial de Resistencia) retomará su calendario después de cinco meses y medio.

El WTCR (Mundial de Turismo) tiene confirmadas las seis fechas de su campeonato que iniciará el segundo fin de semana de septiembre, en Salzburgring (Austria). Y la reina de los Mundiales, la F1, irá por su quinta fecha este fin de semana, otra vez en Silverstone, con sus categorías teloneras.

Italia ya se puso en marcha con sus principales categorías, hace dos semanas en Mugello, con el TCR, el GT Endurance, los Sport Prototipos, Porsche Cup, el rally (corrió en Roma), y el último fin de semana volvió la actividad de la Fórmula 4 y la Fórmula Regional Europea, acompañando en el programa a la segunda fecha del TCR italiano y también el inicio del campeonato del GT Sprint. Además, los autódromos de Monza e Imola fueron las sedes de las dos primeras fechas de la Fórmula Renault Eurocup en julio.

Los Estados Unidos fueron los primeros en hacer girar la rueda con el NASCAR y luego se sumaron el Indy Car e IMSA, que este fin de semana sumó otra fecha en Road America, al igual que la Porsche GT3 Cup, y la Indy Pro 2000 en Mid Ohio. Brasil pudo -después de cancelar la apertura en Cascavel- abrir con éxito su temporada del Stock Car hace 10 días, en Goiania, y retornará con la “Carrera del Millón”, el 23 de agosto, en Interlagos (San Pablo).

En Japón, el Súper GT se presentará para la segunda fecha este fin de semana, en Fuji, el mismo circuito donde hace menos de tres semanas se corrió la apertura. Y la Súper Fórmula tiene agendado el último fin de semana de agosto para el arranque de su certamen, en Motegi.

El Supercars de Australia que iba a correr este fin de semana, la Triple Corona en Darwin, anunció hoy que debió posponer una semana la presentación luego de no poder lograr exenciones de parte del gobierno de Northern Territory, que prohíbe el ingreso a su jurisdicción a las personas que hayan estado en los últimos 15 días en las zonas de Brisbane, Logan e Ipswich.

Esta medida afectaba al poderoso equipo Triple Eight (Red Bull Holden Racing Team), con centro operativo en Banyo al norte de Brisbane, y al piloto Scott McLaughlin que vive cerca del centro de la capital de Queensland. El Supercars ya había corrido en Sydney en junio y julio, y esta -en Hidden Valley Raceway del 15 y 16 de agosto- será la tercera fecha del campeonato.

Los países más tradicionales o con categorías fuertes han puesto en marcha el automovilismo, sin público, salvo algunas excepciones en los Estados Unidos con cantidad limitada en sectores especiales. Incluso ayer se anunció que las 500 Millas de Indianápolis, el 23 de este mes, no contará con espectadores en las tribunas donde cada año se reúnen 500.000 personas.

Los efectivos protocolos se pusieron en práctica para que la actividad se pueda mover en una auténtica burbuja. El mundo lo pudo ver en las transmisiones televisivas o en las redes sociales, donde los propios actores publican el detrás de escena de los cuidados y la rigurosidad con la que se manejan quienes son parte de los reducidos grupos de trabajo que ingresan a los autódromos.

Un procedimiento eficaz. Una actividad con la menor cantidad de gente posible. Áreas bien delimitadas. Distanciamiento social. Personal dividido en grupos. Todos los trabajadores que deben ingresar a la “burbuja” solo lo pueden hacer con testeos periódicos y resultados negativos de COVID-19. Y con un recorrido sin alteraciones entre el circuito y el hotel.

Además, un seguimiento detallado de cada persona abocada a la actividad que permite que si alguien resulta afectado por el coronavirus, se pueda detectar rápidamente y aislar a quienes estuvieron en contacto con el contagiado. Tal es así, que los casos más resonantes de COVID-19 positivos del automovilismo como el del mexicano Sergio “Checo” Pérez, en la F1; o el de Jimmie Johnson, en la NASCAR; o el reciente del team-manager del equipo Mahindra de la Fórmula E, Dilbagh Gill, no han generado un efecto cadena en los contagios que pusieran en riesgo las actividades. Eso, gracias al cumplimiento correcto del protocolo.

Así, a esta altura, el automovilismo está prácticamente en marcha en casi todo el mundo. Ahora, en la Argentina, el automovilismo también se prepara para volver al ruedo a fines de agosto, después de cinco meses asfixiantes y de incertidumbre para la industria del deporte motor.