El Bloodhound LSR ensaya para el récord de velocidad en tierra

Bloodhound Land Speed Record ya está en el desierto de Sudáfrica para empezar la fase de pruebas. Elevarán la velocidad y el récord sería en 2021.

Es muy probable que conozcamos una nueva marca mundial de velocidad en tierra en poco tiempo más. El Bloodhound LSR ya está en el desierto de Hakskeenpan, en Sudáfrica. El proyecto británico de batir el récord mundial de velocidad en tierra –Land Speed Record o LSR–, se apresta a iniciar el largo camino de ensayos con vistas a intentar alcanzar los 1.600 kilómetros/hora a finales del próximo año como muy pronto. La plusmarca actual está en 1.227,985 kilómetros/hora.

El vehículo especial para intentar la marca mundial ya tuvo su presentación. Se trata del Bloodhound en su versión definitiva, con sus ruedas de aluminio. Hasta ahora, los test se habían efectuado con neumáticos de caucho, pero estos no son aptos para las velocidades extremas previstas. El prototipo todavía se ve con pocos patrocinadores, pero con la máxima ilusión. Fue presentado en una ceremonia en la que estuvo presente Zamani Saul, 'premier' del gobierno provincial de Cabo Norte, la provincia sudafricana donde se encuentra el desierto en el que se ha habilitado la pista para los intentos.

Los primeros test tienen por objeto superar el límite de las 500 millas/hora –800 kilómetros/hora–, la mitad del objetivo previsto, y comprobar que el comportamiento del vehículo sea el adecuado, así como la resistencia de los materiales. También que los cálculos extremos de tecnología, ingeniería y matemáticas.

Las pruebas iniciales no conciernen sólo a la capacidad de aceleración, sino también la deceleración. Las velocidades se van escalando progresivamente hasta que los ingenieros y el piloto, Andy Green, se muestran satisfechos. Entonces aumentarán progresivamente la velocidad, de 50 en 50 millas/hora.

Los datos de estos ensayos serán monitoreados exhaustivamente. Más de 190 sensores irán tomando datos y se compararán con los datos de las simulaciones en CFD. Sólo si los datos teóricos y los reales convergen y casan, se pasará a la fase superior.

El prototipo, en su configuración actual, no debería ser capaz de superar el récord. El motor, un propulsor a reacción idéntico a los que equipa el caza de combate Eurofighter, necesitará el apoyo de un motor de cohete para culminar el intento. Los datos proporcionarán un mapa de la resistencia al avance del Bloodhound que permitiría elegir el motor cohete adecuado para conseguir el empuje necesario.

"Teníamos que descubrir cómo de rápido podíamos logar que el motor alcanzara la máxima potencia y acelerar con el máximo calentamiento. Andy estuvo con el acelerador durante dos segundos para alcanzar los 200 millas/hora –322 kilómetros/hora– en ocho segundos. En Hakskeenpan, una pista de 10 millas –16 kilómetros–, podemos acelerar durante mucho más tiempo, alcanzar velocidades más altas e investigar la estabilidad, rendimiento y resistencia del automóvil. Son datos cruciales para conseguir un nuevo récord mundial de velocidad en tierra", apuntó Mark Chapman, director de ingeniería de Bloodhound LSR.

Bloodhound en busca de un récord

 

 

 

 

Fuente: Soymotor