El día que Patricio corrió para Oreste Berta

Una curiosa anécdota de Patricio Di Palma en el año 2004 con el Torino que heredó de su padre

El viernes 21 de mayo de 2004 el Turismo Carretera desarrollaba su clasificación en el autódromo de Rio Cuarto, Córdoba.

En el "Impertio cordobés" giraba con el Torino que había heredado de su padre, aquel que Luis no alcanzó a terminar, Patricio Di Palma.

Luego de varias vueltas sin conseguir un registro importante, el "Pato", ingresó a boxes, se detiene y se acerca alguién que le abre la puerta. Di Palma sin prestar mucha atención y pensando que era uno de sus mecánicos, o más precisamente José Candioti, su responsable técnico, la abre abruptamente. 

Pero para sorpresa del arrecifeño no era ninguno de sus asitentes. Era ni más ni menos que el mismísimo Oreste Berta.

Oreste Berta

El "Mago" había ido a Rio Cuarto a charlar con Alejandro Urtubey y Juan María Traverso por los motores del Top Race, asomó su cabeza en el Torino rojo y le dijo:

"Hola, Patricio, ¿cómo estás?, bién bién le contestótimidamente un sorprendido Patricio.

El "Pato" no lo podía creer, Oreste nunca va a las carreras y justo ese día no solo fue sino que lo saludó especialmente a él.

Patricio Di Palma

"Me hinché todo. Salí a la pista tan envalado que hice un tiempo bárbaro  y quedé entre los seis primeros. Siempre dije que correr para Berta es ser invencible", expresó Di Palma con una sonrisa.

 

 

Fuente: Fierro Líquido/100 anécdotas de automovilismo