El fantasma del TC

Una cuenta anónima de twitter destapó el caso Mazzacane y perturba a la dirigencia de la categoría que investiga la identidad real del “datero”

Todo lo que sigue a continuación parece una fábula, pero es tan real como absurdo. La ACTC investiga en su entorno más íntimo y estará muy atento en los boxes de Olavarría, el próximo fin de semana, para descubrir y “desenmascarar” al administrador de la cuenta de twitter @elfantasmadelT3, que habitualmente ventila información muy interna del automovilismo argentino, en especial del TC, y que hizo explotar el caso Mazzacane luego de publicar una captura de pantalla de la transmisión televisiva de la serie de Toay, donde se veía al Chevrolet N°5 excedido de revoluciones.

 

Esta cuenta de twitter perturba a la ACTC. La dirigencia está incómoda con la información que el “Fantasma del TC” aporta desde el anonimato. El datero sugiere con anticipación situaciones, resultados, y ensaya denuncias desde sus publicaciones, oscilando entre la acidez, el humor y la data cruda. Desde los rumores que se escuchan en la calle de boxes, pasando por las certezas sin pruebas, hasta los chimentos muy internos de la intimidad de este deporte –muchos incomprobables-, y meras frivolidades pasaron a ser públicos a través de esta cuenta registrada en mayo de 2016 y con unos 5.800 seguidores.

Desde la calle Bogotá persiguen al responsable de filtrar contenido “molesto”. La ocurrente frase de Gastón Mazzacane (“No me hicieron una cama, me hicieron un somier”) tiene a varios destinatarios y uno de ellos es el “Fantasma del TC”. No es que le dan relevancia a un simple usuario de twitter, sino que sienten que allí tienen una preocupante amenaza con quien comparten los fines de semana en los autódromos y coquetea con data sensible.

Si bien creen tenerlo identificado, el “Fantasma del TC” no ha aflojado en su dinámica diaria. Ahora anticipa que en Olavarría se verán autos distintos a los habituales adelante y que son los que siempre corrieron respetando el reglamento, que fue una pena lo que sucedió con Mazzacane y que “hay autos peor que el de Gastón”. Además, solapa denuncias de alto calibre y advierte que este fin de semana estará en el recinto técnico observando de cerca lo que suceda allí.

En la ACTC no creen en fantasmas, pero que los tiene… los tiene!