El hermetismo de Aguirre antes de la definición

Hay un fuerte hermetismo sobre la actualidad de Aguirre. Se aisló de los medios para no tener distracciones antes de la definición.

En la previa a la Copa del Mundo de 1994, Diego Armando Maradona viajó a un campo de la provincia de Buenos Aires junto a un grupo de profesionales de la medicina y del fútbol para su puesta a punto antes de jugar ante Australia por el repechaje. Algo similar ocurrió con Luis Scola este año, quien se encerró seis meses en un campo para su preparación para el Mundial de Básquet, donde finalmente Argentina fue segunda. Este fin de semana el TC pone en juego uno de los títulos más codiciados del automovilismo argentino y uno de los protagonistas, Valentín Aguirre, se aisló de los medios, mejoró su condición física, visitó continuamente el taller del JP Carrera y dejó de lado aspectos de su vida cotidiana para estar enfocado de cara a Neuquén. 
 
El arrecifeño buscó la soledad para tener la mayor concentración posible en lo que se viene. En muchas entrevistas Aguirre manifestó que no practica en simulador, como sí hacen la mayoría de sus competidores. Pero para la fecha coronación en Neuquén, enfocó su preparación en su estado físico y estar más en contacto con el auto en el taller. "Viajé más que otras veces para poder estar presente en algunas decisiones", dijo a Carburando. 
 
Otra de las cosas que hizo el arrecifeño fue no atender más entrevistas hasta el día de la definición. De hecho, el equipo de Carburando fue hasta Arrecifes para relizar una nota con Canapino y él, pero no pudieron debido a que se encontraba trabajando en el taller junto al equipo. 
 
 
El Turismo Carretera llega a su definición en la ciudad sureña con Agustín Canapino en la punta, seguido de Mariano Werner y José Manuel Urcera. Aguirre está a 21 unidades del "Titán", pero sabe que no todo está perdido y está con la mente puesta en ganar todo lo que haya en juego el próximo fin de semana. 
 
En su segundo año de experiencia en la categoría, el piloto de Arrecifes cumplió con creces: logró dos victorias en la temporada y dominó gran parte de la Copa de Oro. Además, en estos dos campeonatos que disputó (29 carreras hasta el momento), hizo cuatro poles positions y ganó seis series. Campeón de TC Pista en 2017, Aguirre es uno de los rivales a temer en pista debido a su forma de manejo, de no dar nada por perdido hasta el final y avanzar sin importar el costo. "Me siento candidato a la carrera. Es difícil ganar, pero no nos vamos a dar por vencido hasta la última vuelta", expresó. 
 
Confiado y mentalizado para el fin de semana, Aguirre no quiere dejar librado nada al azar y sabe que tiene que hay mucho puntaje en juego. En total, son 70.5 los puntos que habrá en Neuquén y el de Dodge quiere ir por todo. No sólo depende de él, ya que tiene una diferencia de 21 unidades con Canapino, 9.5 con Werner y 6 con Urcera. 
 
"El rival a temer es Canapino, tiene un muy buen auto. Es un amigo, pero los dos corremos para ganar y hay que tratar de pelearle hasta la última vuelta como corresponde, aunque espero que quede para mí", agregó el de Arrecifes. 
 
"No ser campeón no es un fracaso. Todos queremos ganar y el nivel es muy alto, es muy difícil estar donde estoy hoy. Si no se puede, hay que encarar el que viene sabiendo que estamos en un gran nivel", concluyó. 
 
La actividad del fin de semana comienza con los entrenamientos del viernes, aunque los puntos recién aparecerán el sábado con la clasificación. El de Arrecifes deberá aprovechar al máximo el potencial de la Dodge del JP Carrera, en lo que podría ser su última competencia con esa marca, ya que para el año próximo pidió el pase a Chevrolet y estaría todo dado para que reciba la autorización de la ACTC.