El Mercedes-AMG GT Black Series es el nuevo rey de Nürburgring

El auto de calle más potente de AMG batió el récord de vuelta del Lamborghini Aventador SVJ, en el Nordschleife, con Maro Engel al volante.

Luego de dos años de reinado del Lamborghini Aventador SVJ en el Infierno Verde, el Mercedes-AMG GT Black Series se acaba de convertir en el auto de calle más rápido de la historia al batir por 1,3 segundos el récord de vuelta en Nürburgring, con el piloto profesional de GT3 Maro Engel al volante.

Fue una semana de grandes marcas para AMG, que venía de anunciar la semana pasada el récord -también en el Nordschleife- del GT 63 S entre las berlinas de producción de cuatro puertas, con un tiempo de 7m23s009. Ahora su hermano más picante, detuvo los relojes en 6m43s616, en el trazado de 20,6 kilómetros de extensión.

El intento se hizo en condiciones desfavorables, según informó la marca, debido a que lo debieron hacer sobre el final de la tarde con la caída del sol, una temperatura de 10° C del asfalto y la pista mojada en varios sectores. Engel pudo ajustar el auto a su manejo, modificando el splitter delantero de carbono a la posición “Race” (de carrera). Gracias a la suspensión del tipo coilover se redujo la altura del vehículo unos 5 milímetros en el tren delantero y unos 3 milímetros en el trasero, utilizó las barras estabilizadoras en su configuración más firme, y una comba negativa de 3,8 y 3,0° (máximos valores) en las ruedas delanteras y traseras, respectivamente.

Además, el piloto pudo trabajar entre las posiciones 6 y 7 del control de tracción, de los 9 disponibles. El auto calzó los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 R MO y contaba con una jaula antivuelco y cinturones de seguridad de cuatro puntos, que forman parte (estos dos últimos) del “Track Package” (paquete para la pista).

El GT Black Series cuenta con un motor frontal V8 biturbo, de 4 litros y 730 HP, con un par máximo de 800 Nm, el más salvaje de los desarrollados por AMG. Tiene una caja de cambios automática de 7 velocidades que envía la potencia al tren trasero. Esta bestia acelera de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y alcanza los 325 km/h de velocidad máxima.

“Fue una vuelta impresionante, con velocidades de hasta casi 270 km/h en el sector de Kesselchen y arriba de los 300 km/h (NdeR: 312 km/h) en la larga recta de Döttinger Höhe”, contó Maro Engel. Y señaló: “El AMG GT Black Series es significativamente más rápido que mi GT3 de carreras. Hacer este tiempo de vuelta en el Nordschleife con un auto de producción y con estas condiciones de la pista es realmente asombroso. Al igual que el GT3 de carreras, este auto ofrece muchas posibilidades de ajustes, lo que me permitió crear una configuración a mi gusto”.

El Mercedes-AMG GT Black Series batió a grandes máquinas como el Lamborghini Aventador SVJ y el Porsche 911 GT2 RS. Y ha comenzado un nuevo reinado en el Infierno Verde…

La vuelta más rapida en el Nordschleife: