El MS Racing alista sus autos para la temporada de la Fórmula 2.0 Renault

La escuadra de Marcelo Sabella está en conversaciones con un piloto del sur argentino para hacer efectivo su regreso a la categoría.

El MS Racing es uno de los equipos de la Fórmula 2.0 Renault que regresó al trabajo a fin de poder prepararse para la temporada 2020, que aún no logró comenzar por la pandemia de coronavirus. La escuadra con sede en Quilmes está muy cerca de confirmar a su primer piloto y tiene una segunda unidad en alquiler.

“Por la pausa que genero el coronavirus, tuvimos la posibilidad de repasar los autos y hablar con distintos pilotos que tenían ganas de sumarse a la categoría. Así que nosotros nos preparamos para llegar bien al momento en que empiecen las competencias”, expresó el titular de la estructura, Marcelo Sabella, en primera instancia

Además, también contó los trabajos que se hicieron en los monoplazas de la categoría escuela. “Los autos de la Fórmula 2.0 Renault Copa Pirelli se desarmaron íntegros y se revisaron de manera  exhaustiva. Además, estamos en conversaciones con un piloto de Tierra del Fuego y estamos haciendo las gestiones para poder arrancar el año con él. Igualmente estamos esperando un poco para ver cómo se desarrolla todo esto”, manifestó.

Por último, Sabella destacó que la labor mancomunada que hacen con Nicolás Varrone permite que los autos se mantengan competitivos. “Trabajamos mucho sobre el auto con Varrone y en el último tiempo seguimos probando cosas. Creo que nos vamos a mantener competitivos en la medida que los nuevos pilotos giren y podamos avanzar sobre los desarrollos”, concluyó.

En tanto, la relación entre el MS Racing y el piloto de Ingeniero Maschwitz viene desde hace tiempo ya que el preparador de Zona Sur le trasnmitió toda su experiencia y el paso por la "Fábrica de Talentos" le permitió acumular un buen rodaje para llegar bien preparado al plano internacional. Vale recordar que Varrone se consagró campeón de la Fórmula Renault VDV Sport en 2018 y en 2019 volvió a poner la bandera argentina en los más alto del podio después de ganar en la F3 Británica, categoría que tuvo que esperar 23 años para que un piloto nacional vuelva a triunfar en una final.