El renovado Ghibli es el primer híbrido de Maserati en 106 años

El Maserati Ghibli Hybrid será fabricado en la planta de Grugliasco, en Turín. Su lanzamiento al mercado europeo tendrá lugar en septiembre.

Maserati presentó el primer modelo híbrido de sus 106 años de historia, desarrollado internamente, que representa el paso inicial hacia la electrificación de la marca. Ya en 2021, se esperan los primeros modelos 100% eléctricos de la casa italiana, en forma de Gran Turismo y Gran Cabrio.

Se trata del Maserati Ghibli Hybrid 2020, que será fabricado en la planta de Grugliasco, en Turín, y cuyo lanzamiento al mercado europeo tendrá lugar en septiembre, si bien las primeras unidades comenzarán a llegar a los concesionarios de la marca en el mes de octubre. 

La renovada berlina deportiva italiana todavía no tiene precios oficialmente dispuestos por la marca y llega después de siete años en el mercado, sin recibir mejoras desde 2013. El Maserati Ghibli tiene una nueva imagen, más moderna, más equipamiento y, como novedad mundial, la esperada versión híbrida, junto con el primer motor de cuatro cilindros.

El Maserati Ghibli Hybrid 2021, que compite en el segmento E, acaba de presentar importantes novedades bajo la carrocería y el interior. 


Una versión que supone el adiós definitivo a la diésel, hasta ahora a la venta, y la primera de movilidad sustentable, con una nueva imagen y detalles especiales. El Ghibli adopta una parrilla de nueva factura, con un diseño que recuerda al del antiguo 3200 GT, a la vez que los faros delanteros también experimenta algunas mejoras, y también las formas de las tomas de aire del paragolpes delantero.

Maserati Ghibli 2021 híbrido

Así es el Maserati Ghibli, el primer híbrido de la marca del tridente. Tiene un motor 2.0 turbo con tecnología “micro-híbrida” y desarrolla 330 CV y 450 Nm de torque. Acelera de 0 a 100 en 5.7 segundos y alcanza una máxima de 255 km/h. Este nuevo híbrido de la compañía, está basado en el Maserati Ghibli del que se han vendido ya más de 100.000 unidades, desde su lanzamiento en el año 2013.

Potencia en nafta y mild-hybrid

Aunque Maserati lo denomina Hybrid, lo cierto es que este Ghibli cuenta con un sistema de propulsión microhíbrido o mild-hybrid, es decir, que no es un híbrido convencional, sino un modelo con hibridación ligera.

Como se apuntó combina un motor 2.0 de gasolina, con cuatro cilindros y turboalimentado, con un sistema eléctrico de 48V, que incluye un alternador y motor de arranque (BSG), así como una pequeña batería (ubicada en la parte trasera del vehículo), en la que se acumula la energía recuperada en la frenada, para que después, el pequeño motor eléctrico, pueda apoyar en aceleraciones al motor de combustión.

El motor de 2,0 litros equipa también un compresor eléctrico, denominado e-Booster, y ofrece una potencia de 330 CV y un par motor máximo de 450 Nm, desde apenas 1.500 rpm. Con todo, consigue un 0 a 100 km/h en 5,7 segundos, así como una velocidad máxima de 255 km/h. La marca también ha equipado el escape con unos resonadores específicos, para que el sonido del modelo sea de lo más interesante.

Maserati Ghibli 2021 híbrido

Según la marca, esta solución de hibridación ligera permite que las emisiones de CO2 de la versión sean un 25% inferiores a las del Ghibli con motor de gasolina y seis cilindros, y menores también a las del seis cilindros turbodiésel. Además, el Ghibli Hybrid pesa 80 kilogramos menos que la variante de ciclo diésel.

Otra novedad importante del Ghibli Hybrid es el estreno del nuevo Maserati Connect, y también del sistema multimedia Maserati Intelligent Assistant, de última generación, que utiliza una pantalla de alta definición, que ahora es de 10,1 pulgadas (en lugar de 8,4), y es compatible con Android Auto y Apple CarPlay. También es nuevo el cuadro de instrumentos, con gráficos e información específica.

Maserati Ghibli 2021 híbrido

Por último, a nivel de diseño, el modelo introduce algunas novedades a la gama Ghibli, como una parrilla delantera rediseñada, con lamas verticales que ahora parecen tridentes, o una zaga que también cuenta con pilotos de nuevo diseño, con una silueta que recuerda a un boomerang, en homenaje a los Maserati 3200 GT y al prototipo Alfieri.

El microhíbrido se distingue del resto de la gama por diversos detalles azules, como las características tres tomas de aire de las aletas delanteras, las pinzas de freno o el rayo del logotipo del tridente situado en el pilar trasero. En el habitáculo también aparece este color azul, en los logotipos bordados en los asientos, o en las costuras de la tapicería, por ejemplo.

Según señaló Francesco Tonon, jefe de producto en Maserati, la marca del tridente ha optado por la microhibridación y no por la tecnología híbrida enchufable precisamente porque les permite ofrecer el nivel de prestaciones esperado sin perder la esencia de la marca. Para muestra un detalle: los ingenieros italianos, que han desarrollado este propulsor microhibrizado desde su centro de I+D en Módena, han hecho especial hincapié en combinarlo con un escape que ofrezca la sonoridad  característica de los motores de la firma italiana.