El Rosamonte Racing Team giró en Posadas

La estructura misionera pudo llevar a cabo su primer contacto con la pista durante esta pandemia. Silveira, Santamaria y Gómez trabajaron en pista.

El sábado no fue un día más para el Rosamonte Racing Team. La escuadra misionera volvió a las pistas con la realización de su primer entrenamiento durante esta pandemia en el autódromo de Posadas. Vale recordar que la provincia fue una de las primeras en reactivar la práctica del deporte motor.

En una jornada a pleno sol y ventosa, la formación posadeña tuvo a tres de sus pilotos sobre la cinta asfáltica del escenario regenteado por el Automóvil Club Misiones. Nahuel Santamaria, Esequiel Gómez y Adrian Silveira fueron los pilotos que estuvieron presentes.

“La verdad que muy contento de poder volver a las pistas, ya que es algo que esperábamos desde hace tiempo. El autódromo estaba habilitado desde antes, pero nosotros no podíamos coincidir para que los pilotos vengan o el clima nos jugaba en contra. Ayer pudimos organizar todo y por fin pudimos poner en marcha la motos y activar un poco”, manifestó en primera instancia Silveira.

Además, el ex campeón argentino señaló que cree que la temporada se puede iniciar a finales de 2020. “En un principio había muchas ganas para arrancar con el Superbike Argentino, estaba la predisposición del organizador y de los pilotos, pero bueno hoy hay que priorizar la salud. Puntualmente dependemos de cómo avance la pandemia y cómo se la pueda controlar para soñar en un campeonato express sobre fin de año, cuando las condiciones sanitarias mejoren”, enfatizó.

Por su parte, Santamaria no ocultó su alegría ante la posibilidad de sentir nuevamente la velocidad en su cuerpo. “La verdad que estoy muy contento de volver a girar porque hacía mucho tiempo que no teníamos contacto con la R3. Tuve buenas sensaciones y había adaptado mi moto del Provincial para no desacostumbrarme mucho. Solucionamos algunos problemas en los frenos y rápidamente pudimos estar en los tiempos”, señaló el piloto que tiempo atrá giró en el kartódromo de la ciudad de Leandro N. Alem.

En tanto, Esequiel Gómez dio detalles de las sensaciones que le generó esta prueba. “Realmente estamos muy felices de haber vuelto a los entrenamientos para el Superbike Argentino. En Apóstoles puede entrenar y moverme un poco para entrar en ritmo, pero ahora es cuestión de acostumbrarme otra vez a la moto y poder agarrar confianza”, puntualizó.

También, el subcampeón 2019 de la Junior Cup remarcó que con el aumento de la actividad podrá recuperar la comodidad a la hora de manejar. “Me sentí muy duro en un principio, no podía encontrar el timming de la moto. Creo que ya vamos a recuperar la velocidad y también tenemos que hermanarnos de vuelta con el conjunto, porque a lo primero me costó reconocer que hacía la moto, pero es cuestión de volver a estar en sintonía”, afirmó.

El único piloto del Rosamonte Racing Team que no pudo estar presente fue Luciano Ribodino debido a las restricciones que existen para moverse entre las provincias. Pero a pesar de eso, el cordobés se entrena por su cuenta con una moto de motard en un campo de la localidad de Josefina.

Vale recordar que en el último tiempo otros protagonistas del Superbike Argentino también pudieron retomar los entrenamientos como es el caso de Leandro Bagnarelli y Agustín Donatti que lo hicieron en Rafaela. Ezequiel Iturrioz, Emiliano Lancioni y Ezequiel Allende optaron por el motocross, mientras que Facundo Mora y Lautaro Espejo pudieron subirse a la moto en San Juan y Mendoza, respectivamente.